Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Reyes presiden un desfile del 12 de octubre marcado por el desafío independentista

La parada militar se hace más vistosa y cambia de escenario buscando el calor popular

Dos cazas y un avión cisterna repostan durante un ensayo del desfile aéreo de la Fiesta Nacional en Madrid. En vídeo, la preparación del desfile.

Los Reyes presiden hoy en Madrid un desfile de la Fiesta Nacional marcado por la crisis de Cataluña, que ha entrado en un tenso compás de espera tras la decisión del Gobierno de activar el artículo 155 de la Constitución enviando un requerimiento al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para que aclare si ha declarado o no la independencia. Felipe VI, con uniforme de capitán general y acompañado por la Reina, la princesa Leonor y la infanta Sofía, hará su primera aparición pública tras el discurso televisado que protagonizó el pasado día 3, cuando denunció la "deslealtad inadmisible" de las autoridades catalanas e instó a "restaurar el orden constitucional".

En una ciudad engalanada como nunca con banderas de España, tanto las colgadas por el Ayuntamiento como las colocadas por cientos de vecinos en sus balcones, el Ministerio de Defensa ha cambiado el escenario del desfile buscando el calor popular. Después de siete años, la parada militar ha regresado al Paseo de la Castellana, mucho más amplio que su anterior emplazamiento en el eje Prado-Recoletos para darle más vistosidad y permitir mayor asistencia de público. Además, se han instalado dos grandes pantallas en la Puerta del Sol y la Plaza de Colón para seguirlo en directo.

Se espera que en la tribuna de invitados estén los presidentes de todas las comunidades autónomas, salvo los de Cataluña, País Vasco y Navarra; así como los líderes de las principales fuerzas políticas de ámbito nacional, con la excepción de Pablo Iglesias, de Podemos, ausente también en años anteriores. Por el partido morado, estará su portavoz adjunta en el Congreso, Ione Belarra.

En total serán 3.900 militares, 78 aeronaves y 84 vehículos (frente a los 3.500 militares, 59 aeronaves y 43 vehículos del año pasado) los que recorran los 1.800 metros que separan la plaza de Cuzco de la de San Juan de la Cruz. Una de las novedades será la presencia, por primera vez desde 1983, de media docena de vehículos del Cuerpo Nacional de Policía, con unos 30 efectivos. También se estrenará el servicio de urgencias de la Comunidad de Madrid (Summa 112), con cuatro vehículos, incluidas dos UVI móviles.

En cambio, una compañía de los GAR (Grupos de Acción Rápida) de la Guardia Civil que tenía previsto desfilar no podrá hacerlo al encontrarse desplegada en Cataluña, pero si lo harán otros miembros del instituto armado, así como 120 gendarmes franceses que están realizando un curso en la academia de Valdemoro (Madrid).

El homenaje a los caídos estará dedicado a las víctimas de la violencia yihadista, por lo que han sido invitados los embajadores de los países cuyos ciudadanos perdieron la vida en el atentado del 17 de agosto en las Ramblas de Barcelona (Argentina, Bélgica, Canadá, Alemania, Estados Unidos, Italia, Portugal, Reino Unido y Australia) y representantes de la Asociación de Víctimas del Terrorismo y la Fundación de Víctimas del Terrorismo, así como familiares del español Ignacio Echeverría, que murió al enfrentarse a los terroristas que atentaron en Londres en junio pasado.

Una bandera de Líbano recorrerá el centro de Madrid en agradecimiento al gesto del Ejército libanés que ondeó una enseña española en una posición tomada al Estado islámico en las montañas de Ras Baalbek a finales de agosto en recuerdo a las víctimas de los atentados de Cataluña.

Como homenaje a los militares desplegados en misiones internacionales desfilarán patrullas similares a las que operan en Líbano, Irak, Afganistán, Mali o la Operación Atalanta; mientras que miembros del Regimiento Inmemorial del Rey lo harán ataviados con uniformes y armamento de los Tercios para conmemorar el 450 aniversario Camino Español que, entre los siglos XVI y XVII, unía los dominios de la corona española en Nápoles con Flandes, recorriendo el corazón de Europa.

Tras presidir su cuarto desfile de la Fiesta Nacional, Felipe VI ofrecerá la tradicional recepción en el Palacio Real, a la que está previsto que asistan unos 1.500 invitados.

El desfile del 12 de octubre será la culminación de una campaña que, bajo la etiqueta #OrgullososDeSerEspañoles, ha puesto en marcha el Ministerio de Defensa y que incluye más de un centenar de actos en toda España. Se trata de jornadas de puertas abiertas en acuartelamientos, buques o bases aéreas, juras de bandera de personal civil, conciertos de música militar o actividades deportivas. En Cataluña se realizarán "bautismos de mar" a bordo de la fragata Navarra y los cazaminas Segura y Sella, atracados en el puerto de Barcelona con motivo del Salón Náutico, pero se han anulado una jornada de puertas abiertas en el edificio de Capitanía y una celebración en el Cuartel del Bruch (Barcelona).

Defensa no ha facilitado el coste total de la conmemoración del 12 octubre, que el año pasado sumó unos 800.000 euros, y solo ha cifrado en 420.000 el desfile, ligeramente por encima de 2016. A pesar de que el despliegue es mayor, seguirán estando ausentes carros de combate y vehículos blindados, como viene ocurriendo desde el inicio de la crisis.

Más información