Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez respalda la activación del 155 y arranca a Rajoy la reforma de la Constitución

El líder del PSOE ha dado por activado el artículo 155 de la Constitución con el requerimiento expresado por el presidente

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta del partido, Cristina Narbona.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta del partido, Cristina Narbona. EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado su respaldo al Gobierno en la activación del artículo 155 de la Constitución ante lo acontecido ayer en el Parlament de Cataluña, al tiempo que ha avanzado su acuerdo con el presidente del Gobierno para abordar una reforma de la Constitución en el próximo año. "Acompañamos al presidente del Gobierno en su requerimiento para clarificar y sacar del pantano en el que ha metido el president Puigdemont a la política catalana", ha expresado el líder del PSOE en su comparecencia en la sede del partido para valorar el anuncio del presidente. El pacto que el líder de la oposición ha alcanzado con el jefe del Ejecutivo, según ha explicado Sánchez, consiste en activar "inmediatamente" la comisión para la evaluación del Estado autonómico que ya está registrada en el Parlamento, que tendrá una duración de seis meses, y a su conclusión "abrir el debate de la reforma constitucional en el Congreso".

El líder del PSOE ha dado por activado el artículo 155 de la Constitución con el requerimiento expresado por el presidente, sin ninguna duda. "Sí, es evidente que se está activando", ha afirmado a preguntas de los periodistas Sánchez, muy crítico con la "ceremonia del absurdo" vivida ayer en el Parlament de Cataluña y con la declaración "tan grave y tan irresponsable" firmada por el presidente de la Generalitat y 72 diputados, que además lleva a una situación "que corre el riesgo de verse aún más empantanada".

El PSOE comparte por tanto con el Gobierno la hoja de ruta iniciada esta mañana por el Consejo de Ministros, que comienza con el requerimiento a la Generalitat para que confirme si ha declarado la declaración de independencia, como primer paso de la activación del artículo 155 de la Constitución, que permite obligar a una comunidad autónoma a cumplir la ley. “Este requerimiento es previo a cualquier de las medidas que el Gobierno puede adaptar al amparo del artículo 155 de la Constitución”, ha especificado Rajoy. "Compartimos la necesidad de que el presidente Puigdemont aclare exactamente qué quiso decir ayer", ha subrayado Sánchez. "Que el presidente Puigdemont aclare negro sobre blanco qué es lo que ayer aconteció en el Parlament", ha pedido el líder socialista.

Pero no solo en este primer paso estará el PSOE junto al Gobierno, sino también si termina por aplicar el 155 tras la respuesta del presidente catalán, ha avanzado Sánchez: "Nosotros estamos con la defensa de la Constitución, y en consecuencia, si el señor Puigdemont no aclara o aclara en los términos que parece que dicen algunos integrantes del bloque independentista que efectivamente se declaró unilateralmente la independencia, el PSOE apoyará las medidas constitucionales que ponga en marcha el Gobierno de España". El partido tiene "su propia interpretación" de cómo aplicar el 155, que ya ha trasladado Sánchez al presidente en las últimas semanas, y está seguro de que la tomará en consideración. No la ha detallado.

La apertura de la reforma de la Constitución que Sánchez ha arrancado a Rajoy permitirá a los soberanistas y a Podemos defender en ese marco de negociación un referéndum pactado en Cataluña, ha explicado el líder del PSOE, toda vez que ese referéndum, que la Constitución española no permite, requeriría que esta se reformara. El secretario general socialista ha dejado claro que en ningún caso el PSOE estará por admitirlo, y ahí radica una de sus diferencias clave con Unidos Podemos. "Por supuesto, nosotros nos vamos a negar a ello. Estamos dispuestos a reformar la Constitución para hablar sobre cómo Cataluña se queda en España, pero no de cómo se va de España. Esta es una diferencia enorme no solo con los soberanistas, sino con Podemos", ha reflexionado Sánchez.

El PSOE invita al presidente Puigdemont a comparecer en el Congreso y a participar de esa reforma constitucional. "El poder legislativo, gracias al PSOE, le hace un requerimiento: que comparezca en el Congreso y nos explique cuál es su visión de la situación política en España, y que todas las fuerzas parlamentarias planteen sus propuestas y empecemos a resolver esta crisis", le ha pedido a Puigdemont el secretario general.

El acuerdo entre el líder del PSOE y el presidente del Gobierno es compartido y era conocido por el PSC. El primer secretario, Miquel Iceta, a quien Sánchez llamó ayer mientras estaba reunido con Rajoy, lo ha celebrado inmediatamente. "Pedro Sánchez consigue un acuerdo histórico: se abre la vía d la reforma constitucional.Con la ley para cambiar la ley", ha afirmado Iceta en Twitter. El primer secretario del PSC respaldó también la declaración del presidente del Gobierno a los pocos minutos de producirse. "Valoro mucho la prudencia y la mesura de la declaración de Mariano Rajoy. Espero que la respuesta a su requerimiento esté a la misma altura", dijo en la misma red social.

El PSOE cargó anoche contra el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, por dejar a Cataluña en una situación de “absoluta ingobernabilidad” tras lo ocurrido en el Parlament, lo que apuntaba a su disposición a apoyar medidas contundentes para restablecer la legalidad en Cataluña. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, denunció además al filo de medianoche la falsa oferta de diálogo del presidente catalán. "La invitación del presidente no nos parece franca, no nos parece sincera, porque no lleva implícita la vuelta a la legalidad”, dijo Ábalos, que dejó claro que los socialistas no aceptan ninguna negociación sin el restablecimiento de la ley. “No hay diálogo si no hay vuelta a la legalidad”, incidió.

El secretario general del PSOE se había comprometido ya el pasado lunes que el partido respaldaría la respuesta del Ejecutivo ante una declaración unilateral. "Una DUI no tiene cabida en nuestro ordenamiento constitucional y apoyaremos la respuesta del Estado de derecho ante la quiebra unilateral de la convivencia de los españoles", dijo Pedro Sánchez en Barcelona que, aunque no quiso especificar si su apoyo incluía el 155 de la Constitución, subrayó que sería una respuesta "constitucional". La dirección socialista ha sido reticente a la aplicación de este precepto constitucional, y la portavoz parlamentaria llegó a expresar la oposición del partido de forma tajante a su aplicación —"Nunca la apoyaríamos”, dijo Margarita Robles en julio— pero dejó de descartarlo con la deriva de la crisis catalana a mediados de septiembre.

Más información