Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La señal de tráfico que se congeló en el tiempo

Un colegio de Zaragoza cambia los horarios lectivos y deja obsoleta la señalización que prohíbe las entradas y salidas de los vehículos al centro educativo

La señal de circulación que regula los tramos horarios de acceso a vehículos en la calle Santo Domingo de Silos.
La señal de circulación que regula los tramos horarios de acceso a vehículos en la calle Santo Domingo de Silos.

La señal que prohíbe la circulación en la calle Santo Domingo de Silos, en Zaragoza, se ha quedado congelada en el tiempo. Los horarios lectivos de un colegio ubicado en esta vía fueron adelantados media hora, pero no así el de la señalización que regula las entradas y salidas de los vehículos en dicho tramo. Una de sus consecuencias se evidenció a las nueve de la mañana del pasado martes, cuando un coche atropelló a una niña que se dirigía corriendo a la entrada del centro educativo. Sin embargo, el conductor no llegó a incumplir norma alguna.

En la zona se prohíbe, según indica la señal, la circulación por un lapso de 20 minutos en esa calle a las 8.15, 9.15, 12.55, 14.25, 15.15 y 16.55. El colegio adelantó 30 minutos los horarios de Infantil y Primaria, por lo que ahora el horario de las clases ha pasado a ser de 9.00 a 12.30 y de 15.00 a 16.30.

De acuerdo con el director del colegio, Emilio Aznar, dichas señalizaciones no se han cambiado desde hace dos años, aunque la Policía Local ya había sido notificada de la modificación horaria. “En teoría no tendría que acceder nadie 15 minutos antes de la entrada y de la hora de salida”, afirmó el director de la escuela que alberga a 2.500 alumnos. "Esta es una calle en la que entran y salen padres que llevan a sus hijos al colegio por lo que la señal no cambia mucho la situación", puntualiza el director de este colegio religioso.

La niña de quinto de primaria ha resultado herida leve en el tobillo por el vehículo que la golpeó. La alumna cruzó sin mirar entre los coches al escuchar el timbre que anunciaba la hora de entrada a clase.

Además de la entrada de la calle Santo Domingo de Silos, por la que entran los 900 alumnos de primaria, hay otros dos accesos. Una en la calle Amistad, por la que ingresan los alumnos de Infantil y otra en la calle Monasterio de Sigena por la que acceden los de Secundaria y Formación Profesional.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información