Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias alaba a Puigdemont por su “sensatez” y pide a Rajoy diálogo

El líder de Podemos cree que la suspensión de la autonomía de Cataluña aplicando el artículo 155 "llevaría de facto a España a una situación de estado de excepción"

Irene Montero y Pablo Iglesias en el pleno del Congreso. Ampliar foto
Irene Montero y Pablo Iglesias en el pleno del Congreso. EFE

Pablo Iglesias ha alabado la “sensatez” de Carles Puigdemont tras entender que había renunciado a sus planes originales de proclamar de forma unilateral la independencia de Cataluña. Tras “agradecer” al presidentde la Generalitat el paso dado “a pesar de que provocará decepción en algunos de sus partidarios”, como han dejado patente las juventudes de la CUP, el secretario general de Podemos ha reiterado su petición al Gobierno para que no suspenda la autonomía de Cataluña. De hacerlo, asumiría la postura de “algunos sectores exaltados del PP y Ciudadanos” partidarios según Iglesias de la "mano dura" y a quienes tampoco disgustaría la opción del artículo 116 de la Constitución, que regula los estados de alarma, excepción y sitio. Para Iglesias equipararía a España “con Turquía”, gobernada de manera autoritaria por Recep Tayyip Erdogan.

Iglesias ha reclamado además a Mariano Rajoy que, a partir de ahora, “apueste por el diálogo” e incluso con mediación. El líder de Podemos se ha mostrado convencido de que “una inmensa mayoría de los españoles y catalanes están pidiendo sentido común, diálogo, paz” y que “todos” se sienten para “hablar de política”. Iglesias mantiene que la "única garantía" para que España "siga unida como un proyecto colectivo" es una consulta legal y con garantías. El referéndum del 1 de octubre no cumple esos requisitos, considera el líder del partido. Iglesias defiende que "la mayor parte de catalanes querrían seguir en España" con un encaje diferente en el que fueran "reconocidos como nación" y se profundizara en el autogobierno. "El diálogo hay que defenderlo siempre, a día de hoy se revela que la única solución viable para solucionar este conflicto político es un referéndum pactado y con garantías. (...) Es necesario llamar a la cordura y sentido común. Esto no es algo de blancos y negros. Hay que apostar por los matices y por la responsabilidad de Estado", ha concluido.

La animadversión al PP ha llevado a Podemos a defender, antes de la intervención de Puigdemont, que Mariano Rajoy tiene "menos legitimidad" para optar por el artículo 155 de la Constitución y suspender la autonomía de Cataluña que Puigdemont y sus aliados secesionistas para declarar unilateralmente la independencia (DIU). El partido de Pablo Iglesias ha recrudecido todavía más sus críticas hacia el partido en el Gobierno en el día en el que el desafío soberanista de la Generalitat ha alcanzado su punto culminante. Las críticas al Govern fueron menores que al partido en el Gobierno. Si Puigdemont no dispone de la "legitimidad democrática" para declarar la DIU, posición que Podemos no comparte, Rajoy dispone de "menos legitimidad aún" para aplicar el orden constitucional ya que a su juicio podría conllevar la suspensión de "libertades y derechos fundamentales". No solo en Cataluña, sino también en el resto de España. Con esta dureza se pronunciaron tanto Iglesias como Irene Montero, portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, horas antes de la declaración de Puigdemont.

"No estamos a favor de ninguna declaración unilateral de independencia, no sería legítima. Lo que diga hoy el señor Puigdemont no puede tener muchos efectos y eso lo sabe todo el mundo", ha aseverado Iglesias, que acto seguido ha pronosticado un escenario extremo de aplicarse el artículo 155. "Sería fundamental que el Gobierno no cometiera la irresponsabilidad de aplicar el artículo 155 y destruir un sistema de libertades que a nuestros padres y abuelos les costó mucho traernos", ha manifestado. "Lo que pretende hacer el PP apostando por los encarcelamientos y la supresión de la autonomía y las libertades en Cataluña que llevaría de facto a España a una situación de estado de excepción sería una desgracia", ha abundado Iglesias en esa idea. Uno de los reproches que dentro de Podemos se hace a Iglesias es que se refiriera como "presos políticos" a los impulsores de la secesión en el supuesto de terminar en prisión. "Entendemos que no hay legitimidad democrática para declarar la independencia de Cataluña, pero menos aún hay legitimidad ni de ninguna institución ni de quien se crea demócrata para suspender libertades y derechos fundamentales en Cataluña y en España, como pretende hacer el PP si es que pretende aplicar el 155 o el 116", ha incidido por su parte Montero tras la Junta de Portavoces del Congreso.

Frente a las constantes apelaciones a los casos de corrupción que tienen al PP como protagonista, Podemos ha obviado salvo en rarísimas excepciones las menciones al caso 3% -comisiones de ese porcentaje a cambios de contratos públicos de la Generalitat- o la gestión del Govern en cuestiones como lo recortes en sanidad o las elevadas tasas universitarias. "Una declaración unilateral de independencia sería probablemente la peor decisión que podría tomar el Govern", afirmó Iglesias el pasado viernes en el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos. Fueron sus declaraciones más críticas en semanas hacia Puigdemont y otorgaron cierta equidistancia al discurso de Podemos en la crisis. Hasta ese momento las críticas se centraban de forma casi exclusiva en el Ejecutivo de Rajoy.

Aunque Podemos ha variado su discurso desde la reunión del máximo órgano de dirección entre asambleas, endureciendo el tono contra Puigdemont y sus aliados secesionistas, el Partido Popular sigue siendo el centro de sus críticas. Y cada vez son más feroces. "Sería un profundo error declarar la independencia de Cataluña y también estamos en contra de la actitud autoritaria del PP", observó el secretario de Organización, Pablo Echenique, este lunes tras el Consejo de Coordinación de Podemos. La reunión semanal de la ejecutiva se tradujo en un endurecimiento de las críticas al partido en el Gobierno, al que se situó en el mismo "bloque inmovilista" que Ciudadanos y partidos de la ultraderecha. "PP, Ciudadanos, Vox y Falange van en el mismo pack y están expulsando a Cataluña fuera de España", ha afirmado este martes Montero.

Más información