Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía mantendrá el empleo público creado por la reducción de jornada

El Gobierno andaluz sube un 1,5% el sueldo a sus trabajadores y fija el mayor presupuesto de su historia para Salud

La consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, durante la presentación del Proyecto de Presupuestos de 2018.
La consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, durante la presentación del Proyecto de Presupuestos de 2018. EL PAIS

Levante o no el Gobierno la suspensión cautelar de la reducción de la semana laboral de los empleados públicos andaluces a 35 horas y sea cual sea la decisión del Tribunal Constitucional ante el recurso planteado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy contra esta medida, los 7.000 puestos de trabajo creados por la aplicación de esta medida se mantendrán. "No habrá despidos", ha afirmado tajante la consejera de Hacienda, María Jesús Montero en la presentación de los presupuestos de Andalucía para 2018, que ascienden a 34.759 millones, un 4,6% más que el pasado año. Las cuentas incluyen una subida salarial de los 270-000 empleados públicos del 1,5% y 9.013 millones para el Servicio Andaluz de Salud, la mayor partida de su historia.

El gasto para personal de la Junta de Andalucía ascenderá el próximo año a 10.668 milllones, una partida que supone un 4,2% más que el pasado año y a la que se destina tres de cada 10 euros del presupuesto público. Este incremento de 153,5 millones en relación a 2017 incluye los 7.000 nuevos puestos de trabajo creados por la aplicación de una reducción de la jornada a los empleados, el incremento de los sueldos (ningún empleado cobrará menos de 1.000 euros) y la devolución del 25% de la paga extra pendiente de 2012.

Los presupuestos han aumentado en función de una previsión de crecimiento del PIB de la comunidad del 2,6% ("Más que la media europea y más que Francia o Alemania", ha destacado Montero) y a pesar de que el déficit de financiación acumulado por parte del Gobierno central supera ya los 5.000 millones. De esta forma, la economía andaluza prevé superar en 9.000 millones el producto interior bruto de los años previos a la crisis económica y crear 80.400 nuevos empleos.

Las inversiones suponrán 3.709 millones, un 1,2% más que en 2017 y se orientarán principalmente sanidad, educación y dependencia. La primera de estas partidas es la que se llevará más parte (29%) y permitirá recuperar empleo. El gasto en educación se eleva a 7.527 millones e incluye contratación de la plantilla docente (la mayor de la década), aumento de plazas de infantil y el pago de las matrículas a los estudiantes que aprueben las asignaturas.

Los gastos en servicios sociales (7.132 millones) suben un 7,2% y, en especial, la partida destinada a dependencia, que permitirá superar los 200.000 beneficiarios y en los que se invertirá más de la mitad del presupuesto en este capítulo. También se incluyen los 198 millones para la nueva renta mínima de inserción social, una renta básica establecida para evitar las situaciones de pobreza.

Para la promoción del empleo se destinarán 2.183 millones, de los que 546 se invertirán en el programa industrial de incentivos, minería, digitalización y comercio. Sobre este último aspecto, Montero ha destacado el valor de las exportaciones andaluzas, que superan los 18.000 millones.

Infraestructuras, con 545 millones;obras hidráulicas, 275; medio ambiente, 206 millones; turismo, 120; y agricultura, 677 son otras partidas del presupuesto andaluz.

Montero ha afirmado que las cuentas, las primeras autonómicas que se presentan, son sociales porque buscan "más renta o más servicios" y la creación de empleo. Además, ha destacado el esfuerzo inversor andaluz ante lo que ha calificado de "incomparecencia del Gobierno de España".

Más información