Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un líder sioux bendice Doñana

El dirigente indio que lucha contra el oleoducto de Dakota llama en España a la defensa del agua y la tierra

El líder espiritual sioux y activista medioambiental, Lee Plenty Wolf, durante un ritual religioso para bendecir Doñana.
El líder espiritual sioux y activista medioambiental, Lee Plenty Wolf, durante un ritual religioso para bendecir Doñana. EL PAIS

Durante meses, en condiciones climáticas insufribles y con todas las fuerzas del Gobierno y de las empresas petroleras en contra, Lee Plenty Wolf, líder espiritual sioux, aglutinó entre 2016 y el pasado año a miles de personas en Standing Rock (Dakota del Norte- Estados Unidos), donde acamparon para tratar de impedir la construcción de un oleoducto de casi 2.000 kilómetros que atraviesa su reserva, roza terrenos sagrados indios y cruza el río Missouri. El dirigente, con la lucha pacífica aún abierta y el petróleo corriendo ya por las tuberías, ha salido por primera vez de su país, con 61 años, para visitar España, donde ha participado en Sevilla y en Doñana (Huelva) en sendas ceremonias sioux en defensa del agua y de la tierra.

“Llegaron a rociar con agua a los manifestantes, entre los que había ancianos y niños, cuando la temperatura era de 20 grados bajo cero. Querían congelarnos”, recordó ante dos centenares de estudiantes de la Universidad de Sevilla, cuyos departamento de Geografía Humana invitó al dirigente a participar en una conferencia a instancias de la Fundación Savia, una organización conservacionista para la defensa del mundo rural.

Lejos de aplacar la protesta, la reacción de las fuerzas de seguridad, que emplearon todo tipo de estrategias para desalojarlos, hizo que se multiplicaran los tipis, que resurgieron en la reserva con representantes de las siete tribus sioux, y las tiendas de campaña en la que se alojaban activistas norteamericanos y de otros países.

La consigna de Plenty Wolf, cuya tribu le otorgó el nombre indio de Defensor del Pueblo, fue responder sin violencia y, como líder espiritual, con oraciones.

Ahora, convertido en un icono mundial conservacionista, ha salido por primera vez de sus tierras para contar su experiencia y llamar a los jóvenes para que se unan en la defensa del agua, “la primera medicina que nos dio el creador”, según la define, y a luchar contra el cambio climático. “Esa lucha es fundamental”, defendió el catedrático de Geografía Humana Leandro del Moral, quien arrancó el aplauso de los estudiantes.

Lee asegura que fueron las visiones las que le abocaron a la lucha a favor del medio ambiente. La primera fue sobre la masacre del Séptimo Regimiento de Caballería de Estados Unidos en el arroyo de Wounded Knee, donde el ejército mató en diciembre de 1890 a más de 200 indios, incluyendo mujeres y niños. “Ví que el oleoducto en nuestras tierras era una nueva matanza que tenía que intentar evitar”, recordó. El antropólogo Félix Talego reforzó la histórica lucha de los indios por sus derechos al recordar el discurso de los soldados españoles a las tribus americanas en las que les amenazaban con el exterminio y la esclavitud si no se sometían y abrazaban la fe católica.

La segunda visión fue sobre una serpiente negra, que Plenty Wolf identifica con la red de conducciones para llevar el petróleo bajo la reserva y atravesando acuíferos de los que dependen la población y las explotaciones agrícolas.

Desde entonces, este líder espiritual no ha parado de advertir que son las compañías petroleras y el Gobierno las que están obligando a la sociedad a depender del petróleo o del gas sin tener en cuenta las consecuencias sobre el cambio climático.

Se lo contó también al consejero de Medio Ambite andaluz, José Fiscal, quien le mostró su apoyo y tiene entre los conflictos que debe afrontar el almacén de gas subterráneo en Doñana y el déficit de agua en la tierra catalogada como Patrimonio Mundial.

En Doñana terminó Plenty Wolf su gira por España antes de partir a Portugal. Allí, en torno a una hoguera y mirando al Oeste, derramó semillas, cantó, oró y volvió a pedir la “unidad de todos los pueblos bajo el árbol de la vida” para defender el agua y un mundo mejor para las próximas generaciones.

Más información