Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump: “Sería una tontería que Cataluña no siga en España”

El presidente estadounidense expresó su “respeto” a España y a su presidente y llamó a los catalanes a frenar la secesión porque España es un país “histórico y hermoso”

El respaldo de Donald Trump al Gobierno de Mariano Rajoy en torno a la disputa política que se libra en Cataluña llegó este martes más allá de lo esperado. Trump calificó de “tontería” los movimientos de los independentistas para la secesión y opinó que España “tiene que estar y permanecer unida”. El presidente estadounidense expresó su “respeto” a España y a su presidente y llamó a los catalanes a frenar la secesión porque España es un país “histórico y hermoso”.

“Estamos tratando con un gran, gran país y debería permanecer unido. He estado mirando cómo se ha desarrollado todo; ha sido un proceso que ha durado siglos”, recalcó Trump. Y prosiguió: “Creo que nadie sabe si se va a votar, el presidente ha dicho que no se va a votar, pero creo que la gente se opondrá mucho a eso [en alusión a la celebración del referéndum ilegal]. Solo puedo hablar por mí, pero me gustaría ver que España continúa unida”. Esa fue la respuesta literal de Donald Trump a la primera pregunta que se le formuló en el Garden Rose de la Casa Blanca, sobre si había mostrado su apoyo al mandatario español en la sesión de trabajo que ambos celebraron.

Trump pronunció todo ese párrafo de corrido, alertado del interés por Cataluña de los medios españoles que acompañan a Rajoy —los periodistas norteamericanos no hicieron ninguna pregunta al respecto— y con la sensación de que quería quedarse ahí, no ir más lejos, seguramente porque no hacía falta.
La prensa española no cejó y le volvió a requerir para saber si había ofrecido al mandatario español algún consejo sobre cómo afrontar el desafío separatista. El presidente estadounidense respondió: “Creo que la gente de Cataluña, los catalanes, llevan mucho tiempo hablando de esto, pero apuesto a que si se tuvieran cifras precisas, encuestas precisas, se descubriría que aman a España y no se irían de su país. Yo respeto un país unido, respeto a su presidente y creo que los catalanes se van a quedar en España. Creo realmente que la gente de Cataluña seguirá en España. Sería una tontería no hacerlo; estamos hablando de seguir en un país verdaderamente grande, precioso e histórico”.

En esta primera reunión oficial de Rajoy con Trump en la Casa Blanca, ambos incidieron en la importancia de sus buenas relaciones en la lucha contra el terrorismo yihadista y el ISIS, en la colaboración policial y de inteligencia contra esa amenaza y en las buenas perspectivas que se deben abrir para ambos países en materia comercial, financiera y de infraestructuras tras la recuperación económica. Trump mencionó la palabra “recíproca” para destacar cómo debería ser esa colaboración en el futuro, aunque ese balance siempre ha resultado favorable a Estados Unidos.

"Volver al sentido común"

Parecía por sus explicaciones que Cataluña no había figurado en su agenda, aunque los dos estaban muy avisados. Tras escuchar a su interlocutor, Rajoy volvió a tildar de “disparate” que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pretenda ahora, tras fracasar todos los intentos de celebrar algo parecido a un referéndum de autodeterminación, pergeñar una declaración unilateral de independencia en el Parlament. El jefe del Ejecutivo español recalcó que esa consulta no se puede ni se va a celebrar porque no hay papeletas, ni censo, ni urnas ni locales conocidos para votar. Remachó que, en todo caso, lo que puede ocurrir es que se genere “alboroto, ruido, pero no un referéndum válido, democrático y con ninguna garantía”.

El presidente español apostó otra vez por recuperar la sensatez y la razón, porque lo contrario supone provocar divisiones. Rajoy comentó su deseo de que “el próximo 1 de octubre o el 2 o inmediatamente después, se recupere en Cataluña el paso de la democracia y el sentido común”.

El asunto catalán, que apenas se abordó dentro de la reunión, centró la comparecencia conjunta de Trump y Rajoy y la reacción del mandatario norteamericano satisfizo totalmente a La Moncloa. Fuentes gubernamentales españolas indicaron que no se facilitó por anticipado una versión de la respuesta a Trump y se aseguró que el presidente de Estados Unidos actuó “inspirado y por su cuenta”.

Rajoy ratificó su apoyo a las políticas de firmeza contra los regímenes de Corea del Norte y Venezuela. Sobre la dictadura asiática, el presidente de EE UU agradeció al español “su reciente decisión de expulsar al embajador de Corea del Norte” en Madrid y su apoyo a los esfuerzos estadounidenses de “aislar al brutal régimen norcoreano”.

“Esperamos que nuestros amigos de la UE pronto sigan a Estados Unidos, a Canadá y a otros países latinoamericanos para sancionar al régimen de Maduro”, dijo Trump respecto a Venezuela. “La comunidad internacional no debe andarse con paños calientes” con el país sudamericano, coincidió Rajoy.

Más información