Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aleix Espargaró: “Vamos a una Guerra Civil”

El piloto catalán afirma que el Gobierno español "se pasa la democracia por el forro"

Aleix Espargaró, el pasado fin de semana en el circuito Motorland de Alacañiz.
Aleix Espargaró, el pasado fin de semana en el circuito Motorland de Alacañiz. Getty

El referéndum ha llegado también al circuito de Alcañiz, donde este fin de semana se celebra el Gran Premio de Aragón de motociclismo. El barcelonés Aleix Espargaró, piloto de MotoGP, ha encendido la polémica con unas fuertes declaraciones. “Es lamentable lo que está haciendo el Gobierno español y la Guardia Civil. Se están pasando por el forro la democracia. Realmente, es una pena porque parece que volvemos atrás y vamos a una Guerra Civil. No me esperaba esto. Es una prueba más de que hay mucho miedo en España de quedarse sin Cataluña. Creo que, al menos, lo que está clarísimo, es que la gente tiene que tener el derecho a decidir, que tiene que haber democracia. No se puede perder la paz y parece que se está perdiendo y eso que todavía falta una semana para el 1 de octubre”, dijo Espargaró en declaraciones a Catalunya Ràdio este jueves.

Espargaró vive en Andorra, al igual que su hermano Pol, también piloto. Este también habló sobre la situación en Cataluña para el micrófono de Catalunya Ràdio: “Tendría que haber algo de libertad, que cada uno escoja lo que piensa o quiere. Evidentemente, soy partidario del voto. Estamos en una civilización muy evolucionada que necesita entenderse hablando y en democracia y soy parte de ella. Evidentemente, no me parece bien lo que está pasando en Barcelona. Ni a mí ni a nadie, porque privan de muchos derechos. Pero es así y los catalanes, pase lo que pase, seguiremos adelante”.

Los dos hermanos fueron los únicos pilotos españoles en Alcañiz que hablaron respecto a la situación en Cataluña.

Un día después, vista la repercusión de sus palabras, el mayor de los Espargaró, de 28 años, no se retractó lo más mínimo: “Es mi opinión, soy como soy. Dije lo que pensaba. No era mi intención faltar al respeto a nadie y si lo hice pido disculpas”, aseguró. Y asumió las críticas recibidas, siempre que sean respetuosas, como parte del juego. “Respeto las opiniones de cada uno, si todos pensáramos lo mismo esto sería muy aburrido”, zanjó.

Más información