Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zoido comunica el traslado de Policía y Guardia Civil “para apoyar a los Mossos en el mantenimiento del orden”

En una carta el ministro del Interior aclara: "Las funciones serán de vigilancia del espacio público y mantenimiento del orden y actuarán si se mantuviera el referéndum ilegal"

Madrid / Barcelona

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, comunicó oficialmente ayer a la Generalitat, por carta, el envío de refuerzos policiales a Cataluña para “vigilancia del espacio público y mantenimiento del orden”, ante la intención de los líderes independentistas de celebrar un referéndum ilegal el próximo 1 de octubre. La misiva llega después de que Interior desplegase cerca de 6.000 agentes y fletara tres cruceros para hospedarlos. La respuesta de la Generalitat no se hizo esperar: El Gobierno pretende “intervenir” los Mossos d'Esquadra.

El Crucero Rapshody amarrado en el puerto de Barcelona. En vídeo, la acción policial de la Guardia Civil y los Mossos.

Aunque desde el Ministerio del Interior se esfuerzan en hablar de “coordinación entre las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado”, los hechos demuestran que brilla por su ausencia.

Con miles de policías y guardias civiles desplazados a Cataluña hace semanas y hospedados ya en barcos en los puertos de Barcelona y Tarragona, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se lo comunicaba ayer oficialmente al conseller de Interior de la Generalitat de Catalunya, Joaquim Forn: “El Gobierno ha decidido desplazar a Cataluña unidades de refuerzo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en virtud del artículo 38.2 de la Ley Orgánica 2/1986 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”, decía en su carta.

La misiva no fue bien recibida por el departamento de Interior catalán. Forn se apresuró a decir en las redes sociales y en las televisiones: “Estamos en una situación de intervención directa de la policía”. Y avanzó que responderá al ministro y que “no hacen falta” los agentes porque los Mossos pueden hacerse cargo de la situación. “No nos hace falta la ayuda del Ministerio del Interior para ejercer nuestras competencias”, tuiteó. “Han intervenido la Hacienda catalana y ahora quieren intervenir a los Mossos. Tenemos unas competencias y queremos ejercerlas”, continuó con varios mensajes en Twitter.

Interior subraya, en todo caso, que las funciones de estas unidades movilizadas serán las de vigilar el espacio público y mantener el orden y que “actuarán en caso de que se mantenga la voluntad de celebrar el referéndum ilegal, tal y como ha ordenado la Fiscalía Superior de Cataluña”. En la misiva además se especifica que estas unidades actuarán en “apoyo de los Mossos d'Esquadra”.

Forn entiende sin embargo que el Estado está “preparando el terreno” para llevar a cabo esta intervención. E insiste: “Hay una voluntad clara de desprestigiarnos”.

Lo cierto es que los mossos d'esquadra no han recibido ninguna comunicación por parte del departamento de Interior después de la carta de Zoido. Nadie les ha aclarado en qué va a consistir ese “apoyo” y cómo se llevará a cabo. Entre los agentes se vive la situación con “nervios” y “muchas incertidumbres”, según varias fuentes policiales consultadas.

En las áreas de antidisturbios y orden público, tampoco han recibido ninguna comunicación específica sobre el desembarco de policías y guardias civiles, más allá de la directriz clara de no dar un paso sin consultar a sus superiores.

Por otra parte, policías y guardias civiles han seguido llegando paulatinamente en grupos a Cataluña desde hace un par de semanas de acuerdo con un plan progresivo de Seguridad para Cataluña elaborado con máximo sigilo en el Ministerio del Interior de cara al 1 de octubre, cuando los líderes independentistas de la Generalitat tienen pensado celebrar el referéndum ilegal para la desconexión de España.

Por parte de la policía se trata principalmente de miembros de las Unidades de Intervención Policial (UIP), popularmente conocidas como antidisturbios. En estos momentos hay 32 unidades de unos 50 miembros cada una, más de 1.500 agentes. En el caso de la Guardia Civil proceden sobre todo de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) y de sus homólogos provinciales (CESICs), otros 1.500 agentes aproximadamente. En su mayoría, a falta de alojamientos baratos (las dietas suelen ser de 40 euros al día) y habida cuenta de las tensiones que aseguran ya se han dado entre algunos de los hospedados en pueblos limítrofes de Barcelona y sus vecinos, irán a parar a los tres cruceros que hasta el momento ha fletado Interior para que duerman y coman. Además, a todos ellos, y al resto de desplazados de otras especialidades (Información, Policía Judicial y Seguridad Ciudadana), se les han suspendido las libranzas, los horarios y las vacaciones hasta al menos el 3 de octubre.

Con todo ese sistema de seguridad ya montado y activo, con los guardias civiles practicando decenas de registros y detenciones y siendo prácticamente escoltados por los Mossos d'Esquadra para abrirse camino entre las multitudes independentistas en las calles, el último comunicado oficial del mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero, a sus 17.000 agentes es de hace tres días.

El miércoles por la noche envió un mensaje en el que llamaba a la calma y la tranquilidad ante los últimos hechos en Cataluña, les pedía “ser especialmente restrictivos y cuidadosos con el uso de la fuerza” y les conminaba a preguntar a sus superiores ante cualquier duda a la hora de actuar.

Guardias civiles y policías han recibido idénticas instrucciones de cautela por lo sensible de la situación y el temor a que pueda írseles de las manos.

“Inquietud” entre mossos

Los mossos viven con “inquietud” lo que ocurre. “Tenemos el miedo claro de que nos van a intervenir”, lamenta una fuente policial, que explica que ahora mismo el referéndum y sus consecuencias son el “monotema” en las comisarías. “Hay debates y discusiones”, asegura.

La policía catalana tiene en marcha un dispositivo, bautizado como Ágora, que estará activado previsiblemente hasta el 15 de octubre. Implica también más horas y disponibilidad de los agentes ante lo que pueda suceder. Pero aún no han recibido un plan operativo concreto para el 1 de octubre, ni tampoco instrucciones de coordinación con otras policías.

La carta de Zoido llega un día después de que el ministro realizara una crítica velada a la falta de acción de los mossos ante la crispación en las calles catalanas.

Lo que dice la norma

Artículo 38. Las Comunidades Autónomas, a que se refiere el número 1 del artículo anterior, podrán ejercer, a través de sus Cuerpos de Policía, las siguientes funciones:

2. En colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado:

a) Velar por el cumplimiento de las Leyes y demás disposiciones del Estado y garantizar el funcionamiento de los servicios públicos esenciales.

b) Participar en las funciones de Policía Judicial, en la forma establecida en el artículo 29.2 de esta Ley.

c) Vigilar los espacios públicos, proteger las manifestaciones y mantener el orden en grandes concentraciones humanas.

    El ejercicio de esta función corresponderá, con carácter prioritario, a los Cuerpos de Policía de las Comunidades Autónomas, sin perjuicio de la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cuando, bien a requerimiento de las Autoridades de la Comunidad Autónoma, o bien por decisión propia, lo estimen necesario las Autoridades estatales competentes.

    • 2. En colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado:
      • a) Velar por el cumplimiento de las Leyes y demás disposiciones del Estado y garantizar el funcionamiento de los servicios públicos esenciales.
      • b) Participar en las funciones de Policía Judicial, en la forma establecida en el artículo 29.2 de esta Ley.
      • c) Vigilar los espacios públicos, proteger las manifestaciones y mantener el orden en grandes concentraciones humanas.

      El ejercicio de esta función corresponderá, con carácter prioritario, a los Cuerpos de Policía de las Comunidades Autónomas, sin perjuicio de la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cuando, bien a requerimiento de las Autoridades de la Comunidad Autónoma, o bien por decisión propia, lo estimen necesario las Autoridades estatales competentes.