Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vargas Llosa: “Mi esperanza es que el Gobierno tenga la energía suficiente para impedir un golpe de Estado”

El Premio Nobel opina, durante la presentación de su nuevo libro ‘Conversación en Princeton’, que el referéndum es “ilegal, anacrónico y absurdo”

Mario Vargas Llosa hoy en la presentación del libro 'Conversaciones en Princeton' en Casa de América (Madrid).

"El referéndum no va a tener lugar y es un disparate absurdo". Así de tajante se mostró Mario Vargas Llosa cuando le preguntaron por Cataluña durante la presentación de su libro Conversación en Princeton (Alfaguara) este miércoles en Casa de América de Madrid.

Para el Premio Nobel la consulta es "un anacronismo que no tiene nada que ver con la realidad de nuestro tiempo, que no está por la construcción de nacionalidades, sino al contrario, por el desvanecimiento de las nacionalidades dentro de grandes organizaciones comunes como Europa", a la que consideró "una de las grandes creaciones democráticas".

El escritor, que presentaba su libro acompañado por el profesor de Princeton Rubén Gallo, y ante un auditorio lleno de estudiantes, rememoró la Barcelona de finales de los setenta en la que vivió durante cinco años para subrayar que ya no reconoce aquella ciudad que se convirtió en "un puente" donde se encontraron escritores españoles y latinoamericanos tras cuarenta años. "Entonces existía la sensación de que había que dar los últimos empellones a la dictadura para que viniera la democracia que era el gran sueño, la gran ambición", recordó Vargas Llosa. "El nacionalismo estaba completamente marginado. Yo no conocí un nacionalista en cinco años, parece una broma pero no lo es, ninguno". 

Según el autor, en los años setenta, entre sus muchos amigos catalanes existía la idea de que el nacionalismo "era algo anticuado y anacrónico" –cosa que él dijo creer todavía– y también que los nacionalistas catalanes "eran unos viejecitos reaccionarios a los que no había que tomar muy en serio porque vivían en el pasado".

De vuelta a la actualidad, Vargas Llosa describió el independentismo como "una enfermedad que desgraciadamente ha crecido de manera lamentable en Cataluña". "Mi esperanza es que el Gobierno tenga la energía suficiente para impedir que un golpe de Estado —que es lo que está realmente en gestación— tenga lugar y reciba la sanción que corresponde", dijo. Luego, dirigiéndose sonriente al periodista que le había preguntado por Cataluña, zanjó el tema con un "y ahora sí hablemos de literatura e historia".

Más información