Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vía libre a la comisión sobre el modelo autonómico sin el apoyo de Ciudadanos y ERC

El Congreso da curso a la iniciativa del PSOE, que se constituirá después del 1 de octubre

Rafael Hernando y Margarita Robles tras la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados.rn
Rafael Hernando y Margarita Robles tras la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados.

La Junta de Portavoces ha dado luz verde a la comisión territorial del PSOE para abordar el encaje de Cataluña y actualizar el modelo autonómico español después de 40 años de la Constitución. La iniciativa socialista, de la que se han descolgado Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y Ciudadanos, ahora volverá a la Mesa del Congreso para que la presidenta, Ana Pastor, de acuerdo con los proponentes, ponga en marcha su constitución y fecha para iniciar su actividad. En cualquier caso, no será antes del 1 de octubre, cuando la Generalitat de Cataluña prevé celebrar la consulta paralizada por el Tribunal Constitucional.

Al término de la reunión, la portavoz del PSOE, Margarita Robles, ha felicitado a los partidos que han informado favorablemente sobre la creación de esta comisión en el trámite de la Junta de Portavoces y ha señalado que incluso la posición contraria de ERC ha sido “respetuosa”. Robles ha calificado de “éxito de la democracia” que en un momento de confrontación la mayoría de los partidos se hayan puesto de acuerdo en crear un marco de debate para afrontar desde el diálogo el reto territorial.

El portavoz del PP, Rafael Hernando, también ha destacado la importancia de crear un marco de diálogo para analizar y actualizar el modelo territorial en una comisión en la que considera que va a tener un “efecto capital” revisar el modelo de financiación autonómica. Hernando, que ha celebrado el apoyo de “casi todos los grupos”, ha considerado un “gravísimo error” la posición de ERC.

El partido de Joan Tardà ya advirtió de que no participaría en "ninguna comisión de estudio que servira a la larga para que se pudieran extraer unas conclusiones que permitirían la creación de una subcomisión que a la vez estudiaría una hipotética reforma constitucional". Su posición en la reunión, sin embargo, fue la abstención.

Otras formaciones catalanas, a pesar de sus notables reticencias, no han cerrado, sin embargo, su puerta a la comisión. El portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, ha afirmado tras la reunión que era “imposible” no mantener el apoyo a la creación de una comisión que su partido “ya propuso en enero” frente a la incomprensión del PSOE. “Es preocupante que el PSOE coja propuestas nuestras y las relance”, ha añadido.

Domènech ha criticado los mensajes confusos del PSOE, apoyando simultáneamente la aplicación del artículo 155 de la Constitución para frenar el referéndum catalán y una comisión para debatir el problema. Asimismo, ha mostrado su preocupación por que la iniciativa tome cuerpo después del 1 de octubre. “Los escenarios de diálogo tienen que producirse antes”, ha señalado.

El PDeCAT, que ya manifestó su escepticismo respecto a la iniciativa, también participará en la comisión, según indicó su portavoz, Carles Campuzano, para no desaprovechar cualquier marco de diálogo que pueda producirse para defender el derecho a decidir de los catalanes.

Ciudadanos marcó distancias con la iniciativa socialista desde su anuncio. Albert Rivera, el líder del partido, la calificó como una “una frivolidad que no va a solucionar nada” y apostó por "abrir un debate de partidos con expertos y juristas que empiecen a estudiar una posible reforma de la Constitución". El partido, que aún no ha dilucidado si participará en la comisión una vez se constituya, ha vuelto a insistir este martes en su posición evitando su informe favorable en la Junta de Portavoces.

El Partido Nacionalista Vasco, por boca de su portavoz, Aitor Esteban, se mostró a favor de la iniciativa al considerar que "el diálogo es necesario", aunque afirmó discrepar del planteamiento porque diluye el problema catalán, "que es un problema nacional", en en una actualización del modelo autonómico.

Más información