Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El partido que gobierna con el PSOE en Baleares plantea un referéndum para 2030

Més per Mallorca considera que el estado de las autonomías está “totalmente agotado”

La presidenta del Govern, Francina Armengol durante una sesión del Parlamento balear.
La presidenta del Govern, Francina Armengol durante una sesión del Parlamento balear. EFE

El partido ecosoberanista Més per Mallorca —que gobierna en Baleares en coalición con el PSOE y el apoyo externo de Podemos— ha aprobado en su consejo político un documento estratégico en el que plantea una consulta vinculante para el año 2030 en la que los ciudadanos de Mallorca puedan decidir “libremente” sobre la construcción de un estado propio. La formación plantea como “objetivo estratégico” la construcción inicial de un estado propio para la mayor de las islas -el de la República de Mallorca- que desemboque posteriormente en un “proyecto nacional conjunto” al que se sumen el resto de las islas del archipiélago a través de la soberanía de cada una de ellas.

El texto titulado "Mallorca 2030: dignidad es soberanía" plantea que solo a partir de la obtención de la plena autonomía se pueden conseguir las herramientas necesarias para hacer de Mallorca “el país más justo, solidario y sostenible posible”. “Solo a partir de la soberanía plena tendremos capacidad de hacer de la insularidad una ventaja y no un agravio y ayudar a nuestras empresas para que puedan competir en igualdad de condiciones con las del resto del Estado y se puedan abrir al mundo” reza el documento, que defiende una Mallorca con las herramientas jurídicas necesarias para decidir sobre sus relaciones “con el resto de países de habla catalana, el resto de pueblos de España, Europa y del Mediterráneo”.

El documento hace referencia también a la doble y triple insularidad que sufren las islas más pequeñas del archipiélago, que a pesar del desarrollo institucional de los últimos años siguen sufriendo un agravante añadido con respecto a Mallorca. “Cualquier proyecto conjunto tiene que partir del reconocimiento de este hecho y de que solo a partir de la insularidad política y el respeto escrupuloso al derecho a decidir de cada isla se puede construir un estado que trate a todos los ciudadanos en plena igualdad” define el plan estratégico de Més.

Modelo agotado

La formación argumenta que el actual sistema constitucional y el estado de las autonomías “está totalmente agotado” y solo la obtención de la “máxima soberanía” puede conseguir para las islas la autosuficiencia financiera, unos servicios públicos de calidad y la capacidad de decidir sobre los aspectos más relevantes que afectan al territorio. Para la formación, los diferentes sistemas de financiación y la “pésima” dotación económica de las competencias concedidas por el Estado han provocado un retroceso de las islas.

A corto plazo, el partido se marca como objetivo los cambios en el sistema de financiación, la obtención de las inversiones estatutarias pendientes, la gestión de los puertos y aeropuertos de las islas, así como la aprobación de un nuevo Régimen Especial para Baleares y el impulso de una policía autonómica.

La portavoz parlamentaria de Més, Bel Busquets, ha criticado en la Ser que el estado actual “no escucha” y presenta una tendencia “fuertemente recentralizadora” con un modelo económico que ahoga a la comunidad. La diputada ha ratificado que el documento se planteará a la asamblea de la formación el próximo 28 de octubre con el objetivo de marcar un camino hacia la soberanía del territorio “respetando la autonomía de cada una de las islas”.

Más información