Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy advierte a la Generalitat: “Nos van a obligar a lo que no queremos llegar”

El presidente advierte a Puigdemont de que usará todos los recursos a su alcance para evitar el referéndum

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la Junta Directiva del PP de Cataluña.

Mariano Rajoy ha defendido este viernes la decisión de su Gobierno de intervenir las finanzas de la Generalitat y ha advertido al Govern de que empleará todos los recursos jurídicos a su alcance para impedir el referéndum del 1 de octubre. “El Estado va a seguir actuando”, ha dicho el presidente del Gobierno durante una intervención en la Junta directiva del PP de Cataluña celebrada en Barcelona. “Un presidente no puede aceptar de ninguna de las maneras esta suerte de planteamiento. No es posible. Se lo hemos dicho. Nos van a obligar a lo que no queremos llegar”, ha seguido. “Lo digo con la misma serenidad que firmeza, no habrá referéndum”, ha añadido. Y ha subrayado: “Cuando más tarde rectifiquen, más daño harán al conjunto de los catalanes y los españoles. No subestimen la fuerza de la democracia española. No la subestimen. Es muy fuerte”.

El Gobierno observa como un último recurso de urgencia la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que le permitiría “obligar” a la Generalitat a cumplir la ley. El PSOE y Ciudadanos, que han formado un frente común con el PP frente al independentismo, coinciden con el análisis del Ejecutivo. Sin embargo, el progresivo deterioro de la situación política, y el aumento de la tensión en el pulso que enfrenta al Gobierno con la Generalitat, marcan ahora todos los discursos.

“El Estado de derecho funciona”, ha defendido Rajoy, recordando las actuaciones del Tribunal Constitucional, la Fiscalía y las Fuerzas de Seguridad del Estado en contra de la consulta. “A lo mejor algunos no se han dado cuenta, pero más les valiera darse cuenta”, ha añadido. Y ha ejemplificado: “Hay que felicitar a la Guardia Civil, que ha requisado más de 100.000 carteles de propaganda. Lo han hecho en defensa de la ley, de la Constitución y de los derechos de los ciudadanos”.

Poco más de una semana después de que el Parlament aprobara la Ley del referéndum y la Ley de transitoriedad, posteriormente suspendidas por el Tribunal Constitucional, Rajoy ha querido lanzar un mensaje claro en la capital de Cataluña. Entre gritos de “¡presidente! ¡presidente!”, el líder del PP se ha dirigido a aquellos alcaldes, funcionarios y ciudadanos que tengan dudas sobre si deben o no participar en el referéndum. También, a los que están sufriendo presiones tras haber decidido que no facilitarán la consulta o que no votarán. El Gobierno, ha dicho Rajoy, no les dejará solos. Tendrán el apoyo del Estado de derecho. Una apelación a la desmovilización "de los moderados" frente al activismo de los independentistas.

“Si en 48 horas no hay un compromiso de cumplimiento de la ley, a partir de ahora los pagos de la Generalitat los hará el Gobierno de España”, ha advertido Rajoy sobre la intervención de las finanzas del Govern. “Será para garantizar que se cumple una ley que es un compromiso europeo; para garantizar que no se invierte ni un solo euro en actividades que hayan sido declaradas ilegales por los tribunales; para garantizar que la gente cobre; y para garantizar que los servicios públicos funcionen”.

Rajoy ha llegado a Cataluña un día después de que los independentistas dieran por iniciada la campaña por el referéndum. La posibilidad de que su presencia se interpretara como un acto electoral con vistas a la consulta del 1 de octubre ha marcado la escenografía de su discurso. El PP ha querido evitar cualquier apariencia de que en Cataluña hay ahora mismo una campaña electoral, unos buscando votos para el sí a la independencia y los otros para el no. Por eso la formación de Rajoy ha restringido su intervención a una junta directiva ampliada del PP de Cataluña, sin apostar por un gran escenario ni por llenar un teatro de afiliados. Los protagonistas este viernes han sido los representantes catalanes del partido, a los que la dirección del partido ha rendido homenaje.

“Mal que les pese a algunos, Cataluña es España”, ha proclamado Xavier García Albiol con la ayuda del coro formado por las voces de los asistentes. “La situación que estamos viviendo obedece única y exclusivamente a la actitud de Artur Mas, que intentó disimular su incapacidad para gestionar la crisis que vivía Cataluña trasladando la responsabilidad al Gobierno de España”, ha seguido el líder del PP catalán. “Hoy el independentismo ha conseguido el objetivo de provocar una fractura social, dividiendo entre buenos y malos catalanes, invisibles, que no existimos simplemente porque no pensamos como ellos”, ha lamentado. “Puigdemont y Junqueras han apostado contra España, y quien apuesta contra España acaba perdiendo la partida”.

Más información