Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Es el momento de pasos hacia adelante", dice Mas en Londres

El expresidente de la Generalitat participa en una conferencia en una sala del Parlamento británico

El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, en una imagen de archivo
El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, en una imagen de archivo EFE

“El 1 de octubre se puede ganar o perder la independencia. Construirla es un proceso más largo”. Así resumió este miércoles el horizonte de Cataluña el expresident de la Generalitat Artur Mas, antes de pronunciar una conferencia coloquio en una sala de comités del Parlamento británico, invitado por el llamado Centro para la Resolución de Conflictos Intrincados que preside John Alderdice, miembro de la Cámara de los Lores.

El evento, celebrado “a puerta cerrada”, es parte de una serie de visitas que el expresident ha realizado a Reino Unido y se enmarca en el papel de comunicación internacional que, como reconoció Mas en una rueda de prensa previa, le ha encomendado el Gobierno catalán.

“Intentaré señalar la mejor y la peor cara de lo que está pasando en Cataluña”, explicó Mas. “La mejor cara se vio el 11 de septiembre, cuando centenares de miles de personas salieron a la calle serena y calmadamente. La peor cara es la reacción del Gobierno español. La intolerancia, la agresión, la persecución. No ante terroristas, sino ante gente que defiende opiniones legales y políticas”.

“Vengo también a explicar que estamos decididos a seguir adelante”, añadió. “Esto no es una cosa que nos hayamos inventado para tocar las narices, sino que es un mandato del pueblo expresado en la mayoría absoluta en el Parlamento catalán en las elecciones del 15 de septiembre de 2015. No es el momento de pasos hacia atrás, es el momento de pasos hacia delante”.

Artur Mas ya estuvo en Reino Unido en marzo de este año, pronunciando una conferencia en un club de debate de la universidad de Oxford. En esta ocasión, su anfitrión es el Centro para la Resolución de Conflictos Intrincados (CRIC), basado en la misma universidad británica. John Alderdice, su presidente, “un buen amigo” según Mas, es un político norirlandés que fue líder del Partido de la Alianza de Irlanda del Norte, una formación que pretendía superar las divisiones entre las comunidades protestante y católica. Desde 1996 se sienta en la Cámara de los Lores, designado por el Partido Liberal Demócrata. Tras su experiencia en el proceso de paz norirlandés, Alderdice puso en marcha el CRIC que se especializa en “situaciones de violencia política y conflcitos duraderos entre comunidades en varios lugares del mundo”.

Mas resumió en tres puntos las actividades de sus “múltiples” viajes a Reino Unido: reuniones con think tanks y medios de comunicación, contactos con políticos y presencia en universidades de prestigio. Acerca de la recepción de su mensaje en el extranjero, aseguró: “En todas partes se nos escucha, cosa que no pasa en Madrid. Se valora nuestra opinión y el valor democrático de lo que estamos haciendo, cosa que tampoco pasa en Madrid. Se respeta un proceso político, esa es la diferencia”.

Pero reconoció que no es sencillo recabar el apoyo internacional para su causa. “En todas partes hay intereses y el tema catalán no es fácil de resolver y se está a la espera de ver lo que pasa”. Respecto al aparentemente escaso apoyo que el proceso independentista catalán está recibiendo del nacionalismo escocés, reconoció que es evidente que el caso escocés y el catalán tienen similitudes, pero cada uno tiene su contexto”. “No es que los escoceses nos den la espalda, es que ellos siguen su camino”, concluyó. “Lo importante es que ellos votaron y el Gobierno británico, en vez de menospreciarlos, los miró a la cara”.

Más información