Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP usa su mayoría absoluta en el Senado para favorecer el control de RTVE

PSOE, Podemos y Ciudadanos critican los cambios del proyecto enviado por el Congreso

El pleno del Senado, en una imagen de archivo. Ampliar foto
El pleno del Senado, en una imagen de archivo. EFE

El PP ha usado su mayoría absoluta en el Senado para corregir este miércoles la reforma de RTVE que se pactó en el Congreso y así favorecer que la unión de sus votos y los del PSOE controle la elección del presidente de la corporación y de sus consejeros. Aunque el partido de Mariano Rajoy asegura que la reforma es fruto de un acuerdo con los socialistas, estos han mostrado su desacuerdo con el cambio optando por la abstención, al igual que el PDeCAT y ERC. Unidos Podemos, Bildu, Ciudadanos y un senador socialista han votado en contra. El PNV, UPN y los nacionalistas canarios sí han apoyado al PP.

La Cámara Baja acordó que el presidente de RTVE fuera elegido por mayoría de dos tercios (234 diputados) e introdujo una medida de desbloqueo por si no había acuerdo: que valiera con una mayoría absoluta (176) respaldada por al menos la mitad de los grupos de la Cámara, para asegurar el consenso. Sin embargo, el Senado ha corregido esa parte del articulado para facilitar que el PP y el PSOE decidan poniéndose de acuerdo. Habrá que alcanzar los tres quintos de la Cámara (210 diputados), lo que difícilmente se puede lograr sin los dos partidos tradicionales. Los socialistas matizan que hay una mayoría alternativa sin el PP, aunque eso obligaría a pactar a formaciones antagónicas. Sí se mantiene la necesidad de abrir un concurso público para que los partidos puedan entrevistar a los candidatos, tanto a la presidencia como al consejo de RTVE.

"Queremos volver a decir que nuestra voluntad política a favor del consenso y del acuerdo en esta materia es sincera y es incuestionable", ha defendido Clara San Damián, la ponente del PP. "Creemos firmemente en la necesidad de superar de una vez por todas el uso de RTVE como arma arrojadiza para atacar al Gobierno".

"La ley lo que hace es desgubernamentalizar", ha dicho Óscar López, portavoz de la materia del PSOE, que prioriza que haya una nueva regulación de las condiciones de trabajo en el Ente público por encima del sistema de elección del presidente. "Quiero aclarar que mi grupo sigue pensando que era mejor la fórmula de desbloqueo aprobada entre todos en el Congreso, pero, para quien no se haya enterado, el PP tiene mayoría absoluta en el Senado", ha seguido. "Queda la oportunidad de corregir en el Congreso. Solo quiero decir que tenemos una gran oportunidad, porque es una proposición de Ley, y que la oposición pueda aprobar algo así es muy difícil".

Una vez salga del Senado, la ley volverá al Congreso de los Diputados, donde podría recibir nuevas modificaciones. En consecuencia, la Cámara Baja tendrá una última oportunidad para volver al sistema de elección acordado anteriormente.

"Quizá esta vez sea una de esas en las que el Senado cumple su función de una manera cuidadosa, que es arreglar una Ley que ha venido en muy mala situación con 9 miembros por una parte y con 12 por otra para el Consejo de Administración, con dos apartados 1 del artículo 1... en fin, todo ese pequeño berenjenal", ha argumentado el senador popular Joaquín Luis Ramírez tras alcanzar un acuerdo con el resto de grupos para que el Consejo de Administración de la Corporación RTVE esté compuesto por diez miembros y que se respete el principio de presencia equilibrada de mujeres y hombres.

Por parte de Unidos Podemos, la senadora Pilar Lima ha manifestado su disconformidad ante el supuesto pacto alcanzado entre PP y PSOE la pasada semana, cuando "se había logrado un consenso muy amplio en el Congreso". También ha criticado que el PP "aproveche" su mayoría para implementar una serie de cambios que, a su juicio, "significa eliminar ciertos aspectos aprobados por consenso en el Congreso".

La importancia del control de RTVE quedó demostrada en 2011, cuando la modificación de la Ley fue una de las medidas con las que Rajoy estrenó su mayoría absoluta. Entonces, el PP puso fin a la Ley Zapatero y optó por un sistema que permite el control de los nombramientos por parte del Gobierno: hasta ahora solo era necesario tener mayoría absoluta, sin que esta fuera acompañada por otras formaciones.