Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España y Venezuela se reprochan a la cara sus diferencias sobre la situación del país

Alfonso Dastis expresa su apoyo a las negociaciones encabezadas por Zapatero en la República Dominicana y su homólogo venezolano cuestiona las injerencias externas

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, en los pasillos del Senado para asistir a la sesión de control al Gobierno.
El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, en los pasillos del Senado para asistir a la sesión de control al Gobierno. EFE

España y la República Bolivariana de Venezuela se han reprochado este miércoles en Madrid a la cara sus enormes diferencias sobre la situación que vive ese país caribeño y las posibles soluciones a su crisis de convivencia. La reunión que han mantenido el ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, y su homólogo venezolano, Jorge Arreaza, no ha sido fácil ni muy diplomática, a tenor de las grandes discrepancias que se han expresado sin ambages, según fuentes diplomáticas. Al Gobierno de Mariano Rajoy le parecen claramente insuficientes los movimientos emprendidos por el Ejecutivo de Nicolás Maduro en relación al respeto a los derechos humanos y las libertades y el canciller venezolano ha cuestionado abiertamente las injerencias en sus asuntos de otros países y "la errada visión que sobre la realidad venezolana es proyectada en España".

España quiere tener un papel ante el conflicto político y social que se vive desde hace años en Venezuela aunque el Gobierno de Rajoy tampoco busca que se note demasiado. La estrategia del Ejecutivo español y del ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, es otra vez más la discreción, también ante esta crisis. En ese contexto se explica la mínima difusión previa de la entrevista que en la mañana de este miércoles han mantenido en su despacho oficial en Madrid el titular español de Exteriores con su homólogo venezolano, Jorge Arreaza, a petición de este último, al término de una gira por Europa tras participar en una sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

Alfonso Dastis le expresó, entre otros lamentos y según la propia versión de Exteriores, "en términos muy francos y respetuosos", que lo que está haciendo hasta ahora el Gobierno de Nicolás Maduro "no es suficiente". Exteriores, además, apoya a su manera las reuniones emprendidas con la participación del expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, desde hoy mismo en la República Dominicana.

La cancillería venezolana, por su parte, no se quedó atrás y emitió un comunicado, volcado en la página web de la embajada en Madrid, en el que coincide en definir el ambiente de la entrevista como "franco y amigable", pero para a continuación destacar que el Canciller venezolano expresó a su homologo español "la necesidad de construir relaciones sobre la base del respeto a los principios de la cooperación, el derecho internacional, la no injerencia en asuntos internos y la autodeterminación de los pueblos". Y le remarcó su "preocupación por la errada visión que sobre la realidad venezolana es proyectada en España, la cual se ha traducido en numerosas declaraciones en contra del Gobierno Bolivariano y del Proceso Constituyente nuestro país".

Dastis mantuvo en la mañana de este miércoles una charla de unos 45 minutos en su despacho oficial con Arreaza pero Exteriores no incluyó esa cita en sus previsiones del día, no se informó tampoco previamente de la reunión ni se realizó ningún tipo de cobertura gráfica. La idea inicial era celebrar el encuentro de la manera más discreta posible para evitar manifestaciones en contra.

El Gobierno español tampoco habría querido, de hecho, que se conociera que desde hoy comienzan en la República Dominicana unos contactos en principio confidenciales, auspiciados por el presidente de ese país, Danilo Medina, con la colaboración del expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, que lleva meses intentando sin éxito esa mediación. Esos encuentros también salieron a la luz tras la visita que Arreaza realizó este martes en París al ministro de exteriores francés, Jean-Yves Le Drian. El ejecutivo de Rajoy respalda los trabajos que está haciendo Zapatero sobre Venezuela pero sin inmiscuirse en qué tipo de contactos, citas y encuentros favorece en su labor.

En el comunicado de la cancillería venezolana también se subraya el apoyo de Maduro a las negociaciones impulsadas por el presidente dominicano y por Zapatero y se insiste en advertir a España sobre "la inconveniencia de amparar sectores que sabotean el diálogo y promuevan la violencia ya que se requiere un respaldo sincero al diálogo".

Jorge Arreaza estuvo el lunes en Ginebra en una sesión del Consejo de Derechos Humanos y de regreso a su país hizo escala primero en París y este miércoles en Madrid. Fue el ministro venezolano el que reclamó esas paradas para contrarrestar la gira la semana pasada por varias capitales europeas de miembros de la oposición en Venezuela para denunciar diversos ataques contra las libertades y los derechos humanos y que fue boicoteada por las autoridades oficiales de Caracas al impedir, por ejemplo, la salida de Lillian Tintori, la esposa del líder opositor Leopoldo López.

Todos esos asuntos estuvieron este miércoles en la agenda de la reunión en Madrid entre Dastis y Arreaza. El ministro español le indicó a su homólogo que España "sigue con mucho interés la situación en Venezuela, apoyando con decisión todo aquello que contribuya a la reconciliación y a la prosperidad de los venezolanos, y ayude a forjar un acuerdo que garantice el pleno respeto a la Constitución venezolana y al estado de Derecho".

Dastis, según Exteriores, no se privó de manifestar al canciller de Maduro que España "considera que no es suficiente que el Gobierno venezolano exprese su deseo de mantener un diálogo con la oposición". Y recalcó que "a su juicio es indispensable que se concrete en un proceso sin dilación de negociaciones que resulten en acuerdos con concesiones concretas y con garantías de cumplimiento de los acuerdos alcanzados".

El ministro español preguntó también por la situación de los presos políticos de nacionalidad española ahora en Venezuela y en especial por el caso de Yon Goicoechea, que lleva un año detenido en las dependencias de los servicios de inteligencia venezolanos a pesar la existencia de una orden judicial de excarcelación.

Dastis ha aludido también en la cita a la preocupación que genera en el ejecutivo de Rajoy el hecho de que los más de 7.000 pensionistas venezolanos residentes en España lleven desde enero de 2016 sin que el Instituto Venezolano de Seguros Sociales les abone las prestaciones contributivas que les corresponden.

Más información