Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE rechaza que Rajoy comparezca en Pleno por Cataluña antes del 1 de octubre

Podemos había registrado la comparecencia del presidente antes del referéndum ilegal

El portavoz de En Comù Podem en el Congreso, Xavier Domènech.
El portavoz de En Comù Podem en el Congreso, Xavier Domènech. EFE

El PSOE rechazó este miércoles la propuesta de Unidos Podemos para que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparezca en un Pleno extraordinario sobre Cataluña antes del 1 de octubre. La dirección socialista respalda que el presidente tenga que dar cuentas en un Pleno en la Cámara Baja por la crisis catalana, pero siempre que sea después de la fecha señalada para el referéndum ilegal. Así se lo trasladó el líder socialista, Pedro Sánchez, al de Podemos, Pablo Iglesias, a través de un mensaje, informaron fuentes del grupo parlamentario socialista.

“Todo debate que ayude a fortalecer las instituciones, que sume y no divida, contará con nuestro apoyo”, señalaron fuentes del grupo socialista. “En este sentido, creemos conveniente la comparecencia del presidente del Gobierno tras el 1-O”, precisaron en el PSOE. La dirección socialista quería que diera comienzo un debate sobre el modelo territorial antes del día 1, pero en el seno de la comisión “para la modernización del Estado autonómico” que el grupo parlamentario registró la semana pasada. Otra cosa es un Pleno, de cuya utilidad para un debate “sereno” sobre esta cuestión se duda. La dirección socialista acogió además con malestar que Podemos, su “socio parlamentario preferente”, en palabras de Pedro Sánchez, anunciara la petición de comparecencia de Rajoy sin haberles avisado ni haber buscado un consenso previo ante un asunto de tal importancia.

Los 71 diputados de Unidos Podemos y Compromís firmaron ayer una petición de comparecencia en Pleno del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con objeto de que el Congreso debata la crisis institucional en Cataluña. El propósito de los parlamentarios es que ese Pleno extraordinario se celebrara antes del 1 de octubre, según anunció en la Cámara baja el portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, y consta en el texto de la iniciativa. “Ante la peor crisis de relaciones institucionales entre Cataluña y el conjunto del Estado español desde 1978, es necesrio que el presidente del Gobierno comparezca para explicar cómo piensa resolver esta crisis”, dice el texto registrado por Unidos Podemos. “El devenir de los acontecimientos obliga a que esta comparecencia se produzca de forma urgente antes del 1 de octubre de 2017”, añade la iniciativa registrada. La coalición reclama que el Congreso discuta las medidas que está impulsando el Gobierno en Cataluña y las posibles soluciones políticas a la crisis territorial.

“Hay un Gobierno en minoría que está tomando una serie de medidas cada vez más graves, sobre todo si se está planteando el artículo 155 o la Ley de seguridad ciudadana”, opinó el líder de la alianza catalana de Podemos, que pidió que sea “la Cámara, donde se expresa la soberanía del Estado” donde se “discutan estas medidas”. “Lo que no puede pasar es que el Gobierno en minoría, que está apagando el fuego con gasolina, y que está profundamente inhabilitado para afrontar los escenarios de diálogo que se deben dar, actúe a espaldas del Congreso”, abundó Domènech en los pasillos de la Cámara Baja.

La petición requiere salir adelante en Mesa y Junta de Portavoces. El desacuerdo del PSOE la pospone en todo caso a después del 1 de octubre, pero a partir de esa fecha Unidos Podemos y el PSOE necesitarían también el apoyo de otros grupos —como los nacionalistas— hasta sumar una mayoría en la Junta. El PP se quejó ayer de que “algunos estén planteando plenos extraordinarios cada dos por tres” y acusó a Podemos de utilizar de forma “espúrea” del Reglamento del Congreso. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, no descartó apoyar la iniciativa pero criticó el “show” de Podemos al solicitarla.

El último Pleno extraordinario en el que tuvo que comparecer el presidente del Gobierno fue el pasado 30 de agosto, cuando Mariano Rajoy se vio obligado a dar explicaciones por el caso Gürtel forzado por una petición del PSOE y Podemos, por un lado, y de ERC y el PDeCAT, por otro, a la que no se opusieron ni los socios del Ejecutivo, Ciudadanos y el PNV.