Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno insta a los ciudadanos a no formar parte de las mesas electorales

Rajoy apela directamente a los catalanes para impedir el éxito del referéndum

Rajoy, en el Congreso de los diputados.

“Si a alguien se le cita para acudir a una mesa electoral, que no vaya, porque no puede haber referéndum y sería un acto absolutamente ilegal”. Mariano Rajoy ha perseverado este martes en su apuesta por impedir la celebración del referéndum del 1 de octubre privando a sus organizadores de todos los medios materiales y humanos que necesitan para que la consulta tenga éxito. Al mismo tiempo que las fuerzas de seguridad del Estado investigan para localizar y requisar urnas y papeletas, el Gobierno promete proteger a los alcaldes y funcionarios que no faciliten la votación y apela directamente a los ciudadanos para que no ayuden en su organización formando parte de las mesas electorales. “El referéndum es manifiestamente ilegal”, ha recordado el presidente del Gobierno.

¿Y si los políticos independentistas se declaran insumisos frente las resoluciones de los tribunales?, le han preguntado al presidente del Gobierno tras la sesión de control celebrada en el Congreso. “Es igual lo que se declaren”, ha contestado el líder del PP. “Si la ley deja de cumplirse, eso significa que la voluntad de la mayoría de los ciudadanos no sirve absolutamente para nada y que cada uno puede hacer lo que estime oportuno y conveniente”, ha razonado. “La fiscalía actuará siempre en defensa de la legalidad, y los jueces y el gobierno también”, ha proseguido. “Es nuestra obligación”, ha recalcado. “Ni el gobierno, ni la fiscalía ni el poder judicial pueden permitir que unas personas decidan unilateralmente pasar por encima de la ley”, ha argumentado. Y ha subrayado: “Eso sería entrar en la ley de la selva. No se puede hacer algo que es manifiestamente ilegal”.

Queda menos de un mes para la fecha señalada por los independentistas de Junts pel Si y de la Cup para celebrar la consulta. La cuenta atrás hacia el 1 de octubre está tensando progresivamente la relación entre los partidos y sus líderes. Estos, a su vez, están sometidos a la necesidad de colmar las expectativas de sus respectivos electorados en la respuesta al reto soberanista.

En consecuencia, el Gobierno celebra el apoyo del PSOE y de Ciudadanos, reforzado tras las intervenciones en la sesión de este martes de Margarita Robles ("Mi grupo es consciente de la situación que vive el país con el desafío independentista y la amenaza terrorista, y sabe usted mejor que nadie del apoyo que prestamos a la legalidad y la Constitución, con claro sentido de Estado") y Albert Rivera ("Este partido apoya sin fisuras al Gobierno de España"). El Ejecutivo también mide al milímetro cada uno de sus pasos para que la respuesta al reto soberanista sea proporcional al desafío. En La Moncloa, finalmente, se ha subrayado un nombre, el de Ada Colau. De que la alcaldesa de Barcelona decida abrir los locales municipales para la votación dependerá el éxito o el fracaso de la convocatoria, según algunas de las personas que dialogan estos días con Rajoy, puesto que la capital catalana concentra a la mayoría de la población de esta Comunidad Autónoma.

Más información