Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: “La prioridad no es reformar la Constitución sino defenderla de los que quieren liquidarla”

El presidente del Gobierno defiende posponer el debate hasta superar el embate independentista

Mariano Rajoy y Soraya Sáez de Santamaría en la sesión de control de este miércoles.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha antepuesto la defensa de la Constitución a su reforma ante la pregunta que le ha formulado el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sobre si considera preciso "un debate sereno y riguroso" para su reforma y actualización. En su intervención en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, Rajoy ha defendido que la prioridad que tiene España en este momento, en el que afronta con intensidad el pulso del independentismo catalán, "no es tanto reformar la Constitución como defender la Constitución frente a los que quieren liquidarla". 

Rajoy ha incidido en el riesgo que corre la Constitución ante quienes pretenden "inventar una legalidad paralela", en referencia a lo sucedido en el Parlament catalán los pasados días 6 y 7 de septiembre, en los que la Cámara presidida por Carme Forcadell, en contra de la opinión de los letrados, aprobó las leyes del referéndum y de transitoriedad para tratar de independizar Cataluña de España.

Con todo, y siempre superado el embate, Rajoy no ha cerrado la puerta a abordar la actualización de la Constitución, que es uno de los acuerdos de gobierno a los que se comprometió el PP con Ciudadanos para superar la investidura. "No tengo ningún inconveniente de hablar de la reforma sin ocurrencias y con seriedad", ha señalado.

Rivera, no obstante, ha replicado que “la solución no es el inmovilismo ni la ocurrencia”, para lo cual ha propuesto que sería necesario encargar un documento a expertos sobre los asuntos que requerirían una actualización de la Ley Fundamental, una propuesta que en buena parte se solapa con la iniciativa registrada en el Congreso por el PSOE para la creación de una comisión territorial. El líder de Ciudadanos, apuntando a los socialistas pero dirigiéndose a Rajoy, ha aludido a la Constitución de Yugoslavia, que “era una nación de naciones y ya saben cómo acabó”.

El presidente del Gobierno no ha rehuido el dardo sobre el inmovilismo, recurrente etiqueta que la oposición cuelga a su gestión en general y a la crisis catalana en particular, y ha ironizado que “a veces hay gente que se mueve en la dirección contraria”. Rajoy ha apelado a la vocación de permanencia con la que nacen “todas la Constituciones” y ha señalado que en muchos años se produce pocos cambios, aunque ha insistido en su disposición a hablar del asunto. Pero antes, ha enfatizado, hay que afrontar la batalla que se libra contra el Estado de derecho.

La discusión sobre la crisis catalana no se ha agotado tras las preguntas a Rajoy, que el PSOE ha centrado esta semana en las medidas del Gobierno para los parados de larga duración para los mayores de 55 años y Podemos en la recuperación del dinero para el rescate de la banca. Con Cataluña como telón de fondo, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha entablado un forcejeo dialéctico con el diputado del grupo confederal Unidos Podemos Xavier Domènch y con el de Esquerra Republicana (ERC) Gabriel Rufián.

Domènech, que ha anunciado que su grupo iba a firmar este miércoles una petición de comparecencia urgente del presidente del Gobierno"para debatir de una vez la situación de Cataluña", ha recibido los reproches de Sáenz de Santamaría por usar al Gobierno "como coartada de sus indecisiones en Cataluña". Instada por el diputado sobre los jueces y la policía son la única solución que el Gobierno tenía para Cataluña, la vicepresidenta ha respondido que "cualquier solución pasa por que todos respeten los principios democráticos".

Sáenz de Santamaría ha instado a Domènech, que ha acusado al Gobierno de "echar gasolina" al conflicto, a definirse sobre si su grupo respeta la legalidad ante el referéndum o es "de los que apoyan que otros las desobedezcan". "Pronúnciese, señor Domènech, ¿usted es demócrata a tiempo completo o a tiempo parcial?", lo ha exhortado. El diputado confederal ha advertido a la vicepresidenta de que aunque el Gobierno se plantee el escenario de la victoria tratando de "inhabilitar medio sistema político catalán", hay victorias "absolutamente pírricas que acaban siendo derrotas".

Sin defraudar su estilo, el diputado de ERC Gabriel Rufián ha acompañado su intervención en la sesión de control con una impresora Samsung "republicana", en evidente metáfora sobre el llamamiento que ha hecho el Gobierno catalán a imprimirse las papeletas en casa para votar en el referéndum independentista sin apoyo legal. Rufián ha definido la impresora como "el cuerpo del delito" ha confesado tener la papeleta y ha instado al Gobierno a dejar de perseguir "impresoras e impresores" y centrarse en los corruptos.

Su exhibición, sin embargo, ha proporcionado la réplica a Santamaría, que ha contrapuesto el grado de democracia del Congreso de los Diputados al del Parlament, en el que los diputados de la oposición no pudieron expresar su desacuerdo con la alteración del procedimiento en la aprobación de la ley del referéndum, a los "teatrillos semanales" del diputado.  "Usted puede venir hoy aquí a decir lo que quiera y traerse puesto lo que le venga en gana. Puede incluso traerse la impresora para enseñarnos a hacer manualidades para fabricarse el referéndum en casa", le ha espetado con ironía.

Más información