Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La división en el PSOE agita el Gobierno de Cantabria

Los socialistas renegocian con Revilla su pacto tras exigir la dirección del partido la destitución de un consejero

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, en un acto del PSC en Santa Coloma de Gramenet.
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, en un acto del PSC en Santa Coloma de Gramenet. EFE

La elección en junio de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE ha agitado el pacto de Gobierno en Cantabria entre su formación y el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) de Miguel Ángel Revilla. El PSOE de Cantabria y el Partido Regionalista se sentaron ayer a renegociar el pacto que les une, después de que la nueva dirección regional socialista afín a Sánchez reclamara la destitución de su consejero de Educación, Ramón Ruiz, de dos altos cargos, y que se resituaran varias competencias de la vicepresidencia que ocupa el PSOE. El motivo es que los miembros del Ejecutivo regional por parte de los socialistas se alinearon con Susana Díaz, presidenta andaluza y rival de Sánchez en aquella elección. La disputa, en la que Ferraz ha respaldado a la dirección regional, ha provocado la primera crítica pública del exsecretario general Alfredo Pérez Rubalcaba a la nueva dirección de su partido.

El origen del conflicto no es otro que el cambio de poder en el seno del PSOE de Cantabria, después de que Pablo Zuloaga, afín a Pedro Sánchez, se impusiera en julio en las primarias a la secretaría general de la comunidad a Eva Díaz Tezanos, exlíder regional y vicepresidenta del Ejecutivo de Revilla. Aunque el pacto de Gobierno no parece correr peligro, fuentes cercanas al presidente cántabro subrayaron su preocupación por una situación “indeseada” fruto “de la situación interna de otro partido”. Aunque el PRC “respeta” los cambios que quiere el PSOE, ahora aprovecha para renegociar el acuerdo a su favor.

La pieza clave es el consejero de Educación, que fue portavoz de la campaña de Susana Díaz en Cantabria durante las primarias. Ruiz, muy significado por tanto frente a Sánchez, ha sido “desleal” a la nueva dirección, según fuentes próximas a Zuloaga, y por tanto debe abandonar su puesto y ser sustituido por Francisco Fernández Mañanes, a la sazón rival de Tezanos en las primarias del PSOE cántabro en 2012.

Fuentes cercanas al nuevo líder regional argumentan que el pacto de Gobierno se firmó entre partidos, no entre personas, que los socialistas tienen otros dos consejeros en el Gobierno que se quedan en su puesto —y la vicepresidenta— y que los cambios buscan adecuar sus representantes a la “nueva etapa” del partido. “Si yo he sido desleal en algo, ha sido al ego del secretario general, pero no a los valores del partido ni al programa electoral”, se ha quejado a cambio el todavía consejero, evidenciando la fractura.

La propuesta de destitución ha provocado también críticas de los afines a Tezanos. Su exsecretario de Organización, Javier Incera, escribió en Twitter el pasado 4 de septiembre: “Hoy recuerdo el cuento del cuco que pone el huevo en nido ajeno y expulsa de este a sus hermanos. El cuco de mi cuento echa hasta a su madre”. Doce alcaldes socialistas afines a la vicepresidenta cántabra remitieron una carta a Sánchez en la que le alertaban de la “limpieza selectiva” de la nueva dirección y le pedían que intercediera.

Ferraz finalmente lo hizo, pero para dar su apoyo a la dirección regional. La vicesecretaria general, Adriana Lastra, y el secretario de Organización, José Luis Ábalos, se reunieron con Tezanos y el consejero Ruiz el pasado 1 de septiembre para trasladarles que la dirección regional “tenía capacidad y competencia” para imponer los cambios. El propio Sánchez abordó la crisis con Revilla en una comida el pasado día 2 en Madrid en la que el líder del PSOE le trasladó que respaldaba a su dirección regional.

Pero la crítica más grave ha llegado del exsecretario general socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, que milita en la federación cántabra. “El cese [de Ramón Ruiz] no es la consecuencia de su tarea como consejero, que ha sido reiteradamente alabada por los distintos sectores educativos. Es, simplemente, el resultado de sus posiciones en los debates recientes de nuestro partido. ¿Cómo se lo vamos a explicar a los ciudadanos de Cantabria? Cuando el PSOE lleva sus discrepancias internas a los gobiernos, está cometiendo un gravísimo error”, se quejó Rubalcaba en un mensaje en su cuenta de Facebook.

En Ferraz lo ven de otro modo: “Han perdido las primarias y aún no lo han asumido”.