Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canarias, Asturias y la Comunidad Valenciana son las comunidades con más endogamia universitaria

Tres de cada cuatro docentes imparte clases en el mismo campus donde leyó su tesis

Una joven, concentrada, de un aula en el examen de Selectividad en la Universidad de Valencia.
Una joven, concentrada, de un aula en el examen de Selectividad en la Universidad de Valencia.

Tres de cada cuatro profesores universitarios dan clase en el mismo centro en la que hicieron el doctorado. Es la llamada endogamia, uno de los males de la Universidad pública española, que se ha mantenido prácticamente invariable desde que el Ministerio de Educación mide su efecto.  El 73,1% de los docentes estaba en esta situación en el curso 2015-2016, últimos datos disponibles y que apenas han variado desde que comenzaron a medirse los datos dos cursos antes. El porcentaje fue del 73,5% en 2014-2015 y del 72,8 el año anterior. Canarias, Asturias y la Comunidad Valenciana encabezan la lista de comunidades más endogámicas. El 80% de los docentes son egresados del mismo centro universitario.

Al final de la tabla, se encuentran La Rioja, Castilla-La Mancha y Navarra en las que menos de la mitad de los profesores cursaron estudios en la misma Universidad donde ahora trabajan, según los datos recogidos en La contribución de las universidades españolas al desarrollo, el último informe de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CyD) presentado este martes.

El informe también refleja cómo los empleos de baja cualificación han subido entre los titulados universitarios. En 2016, el 34,4% de los graduados con empleo trabajaban en puestos de baja cualificación frente al 33,7% del año anterior. En la Unión Europea esta cifra es del 23%. "Esta cifra tan elevada de trabajadores sobrecualificados se debe a que la estructura productiva española no ofrece suficientes puestos de trabajo cualificados como otros países de la UE, mientras que el número de graduados universitarios sí que está al nivel de la de otros países de Europa", afirma Martí Parellada, coordinador del estudio y doctor de Economía de la Universidad de Barcelona. 

El último trabajo sobre universidades de la Fundación CyD -que encabeza la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín- señala también una caída del número de matriculados universitarios por cuarto año consecutivo. Son 135.000 estudiantes menos y un total de 1.320.000. El vicepresidente de la fundación, Francesc Solé, ha señalado que la subida de tasas universitarias (que en algunas regiones como Cataluña llegaron a subir 1.000 euros en carreras técnicas y en otras como Madrid aumentaron en 748 euros) y el trasvase de alumnos a la Formación Profesional podrían estar detrás de este descenso junto con la bajada de población, aunque ha añadido que "no hay estudios al respecto".  Por otra parte, también ha indicado que el número de alumnos de máster creció hasta los 171.000 matriculados en el curso 2015-2016. 

En cuanto al presupuesto educativo, 2015 fue el primer año de la década actual en el que los presupuestos liquidados por las universidades públicas mostraron un crecimiento positivo de en torno al 3% tanto en ingresos como en gastos, con 7.512.848 euros y 7.170.781 respectivamente. Aún así, debido a los recortes en 2009 aún no se han recuperado el nivel de ingresos que existía antes de la crisis.

Más información