Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España suspende en Formación Profesional, según la OCDE

Los alumnos de ciclos formativos son el 12% frente al 26% de media. Un tercio de los jóvenes de 24 a 35 años no llega a Bachillerato, el doble que en los países industrializados

Un joven haciendo las prácticas de Formación Profesional en una empresa de Getafe.  rn
Un joven haciendo las prácticas de Formación Profesional en una empresa de Getafe.

Durante décadas fue vista como la peor salida educativa posible y sigue sin arrancar. España tiene una de las peores tasas de escolarización en Formación Profesional de todos los países industrializados. Solo el 12% de los alumnos están matriculados en FP, menos de la mitad de la media (26%) y menos del 1% reciben el modelo dual, que combina enseñanza con trabajo.

La tímida apuesta de España por este modelo educativo es uno de los aspectos que destaca el último informe de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), Panorama de la Educación 2017, en el que compara los sistemas educativos del club de los 35 países industrializados y varios asociados. El informe —que analiza estructuras, finanzas y desempeño de los sistemas educativos— también señala que uno de cada tres jóvenes españoles de entre 25 y 34 años no se sacó el título de Bachillerato, el doble que la media, que el gasto educativo ha perdido peso respecto al gasto público total en los años duros de la crisis y que los docentes españoles cobran por encima de la media al empezar por menos horas de trabajo.

Un país con las tasas de paro juvenil a la cabeza de Europa no se debería permitir las tasas actuales de Formación Profesional que muestra España. La OCDE recuerda, como ha dicho también la Organización Internacional del Trabajo, que los países con programas de FP, aprendizaje y capacitación laboral bien asentados son “más efectivos” contra el desempleo juvenil. Los alumnos de los ciclos formativos, de hecho, tienen un 74% de perspectivas de empleo en España frente al 63% de los que estudian secundaria.

Alemania, Austria, Dinamarca o Suiza están en cabeza en un modelo, la Formación Profesional dual en la que se combina estudio y trabajo, que se comenzó a implantar en España como programa piloto en 2011 y que solo llega al 0,4% de los alumnos frente al 17% de media de la OCDE, destaca el informe que analiza para este caso cifras de 2015 y que aclara, no obstante, que la proporción española “sería más elevada si considerásemos el 20% como el umbral de tiempo dedicado al trabajo, en lugar del 25%” que emplean en el análisis internacional.

Más jóvenes con menos formación

España es uno de los países con más titulados universitario, pero está también en un puesto destacado entre los países que tienen jóvenes con menos formación, como demuestran sus altas tasas de abandono educativo y fracaso escolar o los datos que analiza la organización internacional en este informe, lanzado internacionalmente este martes. Uno de cada tres jóvenes de 25 a 34 años (el 35%) no han pasado de la educación obligatoria, es decir, no llegaron a estudiar Bachillerato.

Es más del doble que el promedio de la OCDE (16%) y de Europa (15%) y está solo por detrás de México (53%) o Turquía (45%), entre los socios del organismo internacional. El listado lo encabezan dos de los países asociados pero no integrados en el club de los países desarrollados, China e India, con un 64% en ambos casos. El porcentaje se mantiene además prácticamente invariable dese 2005, según los datos del informe.  En esta última década, los países industrializados consiguieron bajar del 21 al 16%, la media europea descendió del 19 al 15% y la vecina Portugal descendió de un 57 a un 31%.

Pese al citado estancamiento en el porcentaje de jóvenes de 25 a 34 años sin título de Bachillerato, el Ministerio de Eduación ha celebrado tras la presentación del informe que “el nivel educativo de los españoles mejora sustancialmente en todos los ámbitos y niveles”, según una nota del departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo, que recogía otros datos también citados en el informe como que el porcentaje de población adulta en España con un título de la ESO o menos formación ha pasado en 10 años (2006-2016) del 50,3% al 41,7% o que ha subido siete puntos la población con formación universitaria hasta el 35,7%.

El estudio educativo de la OCDE destaca que la tasa de desempleo para los jóvenes adultos que no han completado la educación secundaria superior (quienes no cursaron Bachillerato) es del 30%, frente al 20% de los que sí lo han hecho y el 16% de quienes tienen estudios universitarios. A mayor nivel educativo, en general, corresponde también más sueldo. En España, los adultos de 25 a 64 años que acabaron la Universidad cobran un 53% más que los que se quedaron en Bachillerato y los que se quedaron por debajo, un 29% menos.

A la cabeza en 'ninis'

En España, el porcentaje de alumnos entre 18 y 24 años que permanecía escolarizado en 2016 era del 58%. El 18% de este grupo de edad no estaba en clase pero sí trabajando, y un 23% ni trabajaba ni estaba escolarizado en ningún programa educativo o de formación, los llamados ninis para los que España sigue en cabeza y muy por delante de la media de los países industrializados. En los países OCDE, estos porcentajes son del 52%, el 32% y el 15% respectivamente.

El gasto educativo español pierde peso durante la crisis

El informe internacional ya reseñaba el año pasado que el gasto educativo español es inferior a la media de los 35 países de la OCDE en todas las etapas, desde que los estudiantes entran en el colegio hasta que salen de la Universidad, con diferencias de hasta siete puntos del PIB. Y lanzó una advertencia a España: “Una educación de alta calidad necesita una financiación sostenible”. En el estudio de este año, refleja que la partida de gasto educativo ha perdido peso durante la crisis respecto al gasto público total. Si en 2008 suponía un 9,4% de su gasto público total a la enseñanza, en 2014 (últimos datos analizados) ese porcentaje era del 8,2%, lo que supone 1,2 puntos menos. El resto de países industrializados han hecho un esfuerzo mayor en mantener el gasto. La media de la OCDe no ha bajado del 11% durante los peores años de la crisis. La media europea ha rondado el 10% del gasto total durante ese tiempo. En Portugal ha bajado 0,5 puntos desde 2008 hasta representa un 8,9% del total; en Finlandia ha bajado un punto (de 11,4 a 10,4) y en Alemania ha subido dos décimas, del 9,2 al 9,4.

Profesores con más sueldo y menos horas de clase

En su informe previo, la revisión de los sueldos de los profesores reflejaba un anquilosamiento de la carrera profesional entre los docentes españoles, que eran, junto a Portugal y Grecia, a los que más se les bajó el sueldo durante los años duros de crisis (2010-2014). Los profesores españoles de los centros públicos estaban entre los que más cobran cuando empiezan a trabajar aunque su sueldo se estanca conforme avanzan en su carrera.

Según los últimos datos analizados este año, relativos a 2015, los profesores españoles ganan no obstante más al empezar que la media de la OCDE y de la UE en todas las etapas y también tras 15 años de experiencia (ver gráfico). Los docentes españoles de las etapas preuniversitaria (desde Educación Infantil a Bachillerato) trabajan 1425 horas al año, entre clases y actividades fuera del aula. Están por debajo de la media de la OCDE -que oscila entre 1608 horas en Infantil y 1634 atribuidas al equivalente a la ESO- y también de la Unión Europea -con diferentes entre las 1564 horas de Infantil a las 1593 en la secundaria obligatoria-.