Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS LENGUAS COOFICIALES EN EL AULA

Distintas fórmulas para encajar la variedad lingüística en las clases

La distribución de las horas del idioma cooficial vive horas bajas en Galicia, ha encontrado su equilibrio en el País Vasco y sigue produciendo tensiones en Cataluña

Barcelona / Santiago de Compostela / San Sebastián
Alumno con un calendario en catalán en un colegio público barcelonés.
Alumno con un calendario en catalán en un colegio público barcelonés.

Cataluña: Un sistema apreciado pero puesto en cuestión

El modelo lingüístico en la educación catalana, la inmersión en catalán y la enseñanza de una tercera lengua, está blindado por la Ley de Educación de Cataluña, aprobada en 2009. El catalán es la lengua vehicular, lo que implica que la gran mayoría de clases se dan en este idioma, si bien no se establece formalmente un porcentaje. Por ejemplo, un alumno de cuarto de Primaria, realizan 15 horas semanales en catalán, tres en castellano (la clase de castellano) y 2,5 en inglés.

Las claves en otras comunidades

Baleares

En Baleares, los alumnos deben recibir al menos el 50% de las clases en catalán y la otra mitad en castellano. Es potestad de los centros elegir una asignatura no lingüística en un tercer idioma, generalmente Inglés, que se descontará del horario en castellano. El 56% de los centros han desarrollado ya esa tercera opción.

Asturias

El asturiano se imparte en todas las etapas preuniversitarias, tanto en la red pública como en la concertada, desde 1984. Su oferta es obligada y la elección por parte del alumnado voluntaria. En Primaria, el 51% del alumnado de la red pública cursa lengua asturiana. En Secundaria, el 20%. Está en desarrollo un decreto para permitir que se imparta en Infantil (de tres a seis años).

Aragón

Aragón se considera una comunidad trilingüe. El 6% de su población tiene como lengua materna el aragonés o el catalán de Aragón. Respecto a este último, hay 4.539 alumnos y se imparte en 30 centros. En el caso del aragonés, son 800 alumnos en 16 centros, todos en la provincia de Huesca.

Este modelo, defendido por una inmensa mayoría de catalanes, se sigue manteniendo en todo el sistema público. Algunas sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y del Tribunal Constitucional han instado a la Generalitat a aumentar las horas de castellano hasta el 25% en respuesta a algunas demandas de padres que piden que tenga más presencia que la actual en las aulas.

El cambio por un modelo equitativo siempre ha sido rechazado por la mayoría de las fuerzas políticas en Cataluña, en tanto consideran necesaria la inmersión para preservar el catalán.

Esto también implica una dificultad para encajar mejor el aumento de la tercera lengua en la educación básica. En más de la mitad de los centros, según la Generalitat, se usa el inglés como lengua para impartir clases.

Galicia: La lengua que reivindicó Fraga pierde peso

En Galicia, el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo (PP) suprimió en 2010 la discriminación positiva del gallego, mayoritario en la comunidad y que según el mandato del Estatuto de Autonomía se debe promocionar. Contraviniendo lo establecido en el Plan de Normalización Lingüística que aprobó Manuel Fraga cuando era presidente, las asignaturas se imparten desde entonces al 50% en las dos lenguas cooficiales, se han suprimido los programas voluntarios de inmersión en gallego para los niños de las ciudades y en Educación Infantil se usa el idioma materno mayoritario entre los alumnos.

En su último informe, el Consejo de Europa criticó la pérdida de peso del gallego en la enseñanza ya que España, como firmante de la Carta Europea de Lenguas Regionales y Minoritarias, se comprometió a que sea el “predominante” en las aulas. La política lingüística de la Xunta, a la que se oponen todos los sindicatos de la enseñanza, asociaciones de padres y la oposición, ha provocado algunas de las manifestaciones más multitudinarias que se recuerdan en Galicia. Para intentar frenar su aplicación, la Real Academia Galega recurrió sin éxito incluso al Tribunal Constitucional. Las últimas encuestas sociolingüísticas alertan de que el monolingüismo en castellano de los niños se ha disparado, aunque la Xunta defiende que el problema no es consecuencia de sus políticas educativas.

Distintas fórmulas para encajar la variedad lingüística en las clases

País Vasco: Tres modelos para integrar el euskera

Las escuelas vascas imparten castellano y euskera desde 1983 e introdujeron de forma gradual el inglés a partir de 1996. En la etapa no universitaria, las familias pueden optar por tres modelos de enseñanza. En el A se emplea el castellano como lengua vehicular con el euskera como asignatura; el B imparte unas materias en castellano y otras en euskera, y en el modelo D se estudia en euskera con el castellano como asignatura. La opción mayoritaria es esta última que cursan el 77,2% de los 420.000 alumnos, frente al 19% del B y el 3,2% del A. Los tres modelos incluyen la enseñanza del inglés desde los cuatro años de edad.

El impulso del plurilingüismo, precisa la consejería, “deberá tener como eje el euskera para así poder superar el desequilibrio existente entre las dos lenguas oficiales”. La Administración vasca pretende que para 2020 el 75% de los centros educativos enseñen en tres idiomas: euskera, castellano y principalmente inglés.

Para lograrlo, prevén incorporar al menos una asignatura en inglés a partir de 4º de Primaria. Además, fomentará el aprendizaje de una segunda lengua extranjera en el primer ciclo de la ESO. En la actualidad, aproximadamente la mitad de los colegios públicos y concertados de Euskadi ya imparten alguna materia en un tercer idioma.