Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dastis comparte reflexiones con Raúl Castro sobre Venezuela e Iberoamérica

El ministro de Exteriores se entrevista durante dos horas y media con el presidente cubano para impulsar la visita de los Reyes y de varios sectores económicos

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso María Dastis, saluda a Raúl Castro.

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, acabó en la noche del miércoles su visita de dos días y múltiples contactos en Cuba con una entrevista sorpresa no programada de dos horas y media con el presidente cubano, Raúl Castro. Esa deferencia y la duración del encuentro, que no es habitual en el mandatario caribeño, llevaron al político español y toda su delegación a concluir que las negociaciones y la interlocución con los dirigentes cubanos van por “muy buen camino” para situar a España entre las naciones con mejores opciones ante el inminente futuro de la isla, tanto en el plano político como económico. Castro, que en febrero se retirará de su cargo con 86 años, pasó revista a casi todos los temas candentes que afectan también a España, desde la visita que ya se ultima de los Reyes a primeros de enero hasta el convulso escenario en Venezuela y otros países iberoamericanos.

El maratón de encuentros, entrevistas y recepciones con el que el ministro Dastis se atracó durante menos de dos jornadas en La Habana acabó en la tarde del miércoles con una larga charla no programada de dos horas y medias con Raúl Castro en su despacho en el Palacio de la Revolución. Antes Dastis había pasado por las reuniones bilaterales de rigor con el canciller de Exteriores, con el ministro de Comercio, con el vicepresidente y titular de Economía y había escuchado de los 230 miembros de la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba (AEEC) las quejas sobre sus problemas económicos.

El primer objetivo de esta visita, junto al general de “estrechar y profundizar los lazos afectivos, políticos y empresariales” con el pueblo y las autoridades cubanas, como reiteró Dastis en todas sus reuniones, era en realidad apremiar para la organización de una visita oficial “al más alto nivel” institucional del Estado español a la isla. Ese eufemismo esconde en realidad la negociación, prudente y desconfiada siempre con las autoridades cubanas, de un desplazamiento oficial con todos los parabienes del jefe del Estado español a la isla.

El presidente cubano, Raúl Castro, mandó en abril a Madrid a su canciller, Bruno Rodríguez, para entregar una carta con la invitación expresa a los Reyes para acudir a Cuba, que se tramitó normalmente a través del Gobierno que preside Mariano Rajoy. El rey Felipe VI ha transmitido su interés por realizar ese viaje pero esa solución no ha sido aún oficializada por el ejecutivo, que es quién coordina la agenda internacional con los viajes del monarca. Raúl Castro y las demás autoridades cubanas han comunicado también su preferencia por la visita de los Reyes.

Fuentes diplomáticas y gubernamentales españolas confirmaron este miércoles en La Habana que la visita se está cerrando para la primera semana de enero y al máximo nivel, es decir de los Reyes, pero más tarde otras fuentes oficiales se cuidaron de precisar que ni los protagonistas del viaje ni la fecha se podían dar aún por totalmente confirmados. La Zarzuela también tendrá su papel en la coronación definitiva de esa agenda.

Raúl Castro y el ministro Dastis aprovecharon además su charla para repasar casi todos los asuntos pendientes entre ambos países, desde los problemas económicos que han transmitido los empresarios españoles con intereses en la isla y que han acumulado entre 200 y 300 millones de deuda por impagos del Gobierno ante la carencia de divisas hasta su reclamación de que los responsables cubanos les permitan abrirse a más negocios y contratos que el sector turístico donde ahora están más concentrados. El presidente cubano y el político español hablaron mucho también de las cuestiones que preocupan ahora en general en toda Iberoamérica, una región en la que ambas naciones tienen un papel relevante, y específicamente sobre el momento convulso que se vive en Venezuela.

El ministro Alfonso Dastis, al término de su entrevista con Raúl Castro, casi dio un plantón a los periodistas que le aguardaron varias horas y apenas quiso ofrecer explicaciones detalladas del contenido de su conversación con el presidente cubano. Se limitó a señalar que la cita había transcurrido en un gran clima y les había permitido abordar asuntos del pasado y de la actualidad. Fuentes diplomáticas indicaron, por otra parte, que Raúl Castro le comentó a Dastis cuestiones sobre sus antecedentes españoles, sobre su padre gallego, y le dio mucha tranquilidad sobre que Cuba solventará en cuanto pueda los problemas que tiene con muchos empresarios proveedores en cuanto disponga de más liquidez tal y como ha hecho en ocasiones anteriores.

Más información