Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA A XAVIER GARCÍA ALBIOL

“Aplaudiría sin ningún complejo la aplicación del artículo 155 en Cataluña”

El líder del PP catalán reflexiona sobre el reto independentista y la estrategia del Gobierno

Xavier García Albiol, presidente del Grupo Popular en el Parlamento de Catalunya.

Xavier García Albiol (Badalona, 1967) lidera al PP en Cataluña. Es el político de la formación de Mariano Rajoy que defiende con más claridad la aplicación del artículo 155 de la Constitución frente al reto independentista, aunque matiza que sería “el último recurso”. Define a Carles Puigdemont como “irreflexivo”, a Oriol Junqueras como “astuto” y a Inés Arrimadas como “oportunista”.

Pregunta. ¿Hay que aplicar el artículo 155 en Cataluña?

Respuesta. Desde el PP de Cataluña no hemos descartado el artículo 155 nunca. Es una opción totalmente legítima y democrática. Es cierto que hay otras opciones menos contundentes antes de llegar a su utilización. Si al final se acabara consumando el acto de desobediencia y ruptura, aplaudiríamos sin ningún tipo de complejo su aplicación si fuera garantía de poder mantener el respeto a la democracia y a la libertad en Cataluña. Es el recurso final. La última solución. No nos gustaría, pero es una opción válida.

P. Es usted el único político del PP que defiende con rotundidad esa medida. ¿Cómo convive con esa situación?

R. Todos tenemos la misma letra, pero cada uno le pone su música. Pero todos pensamos igual. Cualquier opción para garantizar la estabilidad institucional de España es válida, y entra todas esas opciones, como último recurso, está el 155. El Estado de derecho no cierra por vacaciones ni por festivo. Cualquier político que tenga la osadía de intentar consumar ese golpe de Estado tendrá que pagar las consecuencias. El Gobierno de España actuará con proporcionalidad, equilibrio… y contundencia. No le va a temblar la mano.

P. ¿Qué errores ha cometido el Gobierno para llegar a esta situación?

R. El nacionalismo ha utilizado la buena fe del Estado para ir tejiendo de manera soterrada un tejido social que ha acabado estallando, posiblemente motivado por la crisis. El mayor de los errores que cometió la Transición española fue transferir la educación a las Comunidades Autónomas. A lo que estamos obligados los constitucionalistas es a intentar revertir esta situación creando un relato sobre España que seduzca al conjunto de la población. Es una medida que tiene que dar sus frutos dentro de varias generaciones, pero que tiene que empezar ya.

P. ¿Y qué ofrecerá usted para recuperar el voto de los ciudadanos independentistas?

R. Mi proyecto no es para seducir a los independentistas sino para convencer a aquellos que se sientan catalanes y españoles. Hay que recuperar la normalidad institucional, política y social, priorizando aquello que preocupa a la mayoría de la gente, que no es precisamente ni el referéndum ni la independencia.

P. ¿Se ha intentado usar la gestión de la respuesta de los atentados para el proyecto independentista?

R. Es evidente que la desarticulación rápida de la célula es un éxito que debemos reconocer y que la Generalitat tuvo la intención de convertirlo en un símbolo frente al mundo del independentismo y de la capacidad de gestionar situaciones de crisis en una Cataluña independiente. A medida que han aparecido informaciones, hemos podido ver que si en lugar de haberse dedicado a intentar capitalizar el éxito de la desarticulación de la célula hubiera tenido la voluntad de compartir información, posiblemente alguno de los errores se hubiera podido evitar.

P. ¿Qué se hizo bien y qué se hizo mal?

R. Me parece que en la gestión de los atentados hay que diferenciar dos actuaciones: la actuación de los Mossos, que puede valorarse con una nota francamente alta, y la utilización por parte de la Generalitat de esa gestión, que ha acabo contaminándola, sobre todo a medida que van apareciendo nuevos datos que revelan que probablemente se omitió o escondió información de mucha trascendencia. El paso de los días está poniendo al descubierto que la Generalitat mintió y mintió mucho. Mintió sobre la relación con el resto de cuerpos de seguridad, mintió sobre lo que sucedió en determinados escenarios clave durante los atentados, y ha mentido a la hora de intentar señalar como responsable único del éxito al Gobierno de la Generalitat y como culpable de los errores al Gobierno de España. Cuando una administración tiene las competencias de seguridad, las tiene para lo bueno y para lo malo.

P. Antes de los ataques, le pidió usted una reunión a Puigdemont. ¿Qué les queda por hablar?

R. Independientemente del atentado, es urgente que el presidente de la Generalitat no acabe de cerrar todas las puertas a una salida democrática y respetable de la situación de crisis institucional que ha provocado. Esa puerta sigue abierta. Es cierto que si al final el miércoles acaban entrando en el pleno las propuestas que significan la voluntad de formalizar esa ruptura, se cerrará.

P. ¿Deben formar los partidos no independentistas una coalición en las próximas elecciones autonómicas?

R. Avanzar en ese escenario es prematuro. Antes o después, los partidos constitucionalistas debemos hacer un ejercicio para aparcar lo que nos separa para gobernar Cataluña en la próxima legislatura.