Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El Estado no nos informa si un imán tiene antecedentes penales”

Riay Tatary, presidente de la Comisión Islámica de España, asegura que no hay "descontrol" en las mezquitas

Insta a la Administración a que facilite la enseñanza "supervisada" del islam a los 300.000 musulmanes escolarizados

Riay Tatary, durante la entrevista. Ampliar foto
Riay Tatary, durante la entrevista.

Riay Tatary (Damasco, Siria, 1948) preside desde hace más de un año la Comisión Islámica de España (CIE), órgano de interlocución de las comunidades religiosas musulmanas con la Administración. Tatary, referente de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE), ha sido durante casi un cuarto de siglo uno de los dos secretarios generales de la CIE. Aspira a dejar atrás el bloqueo de la comisión por la división interna de las últimas dos décadas.

Pregunta. Dentro de la comunidad musulmana hay quienes alertan de la falta de control y formación en las mezquitas.

Respuesta. No hay ningún descontrol. Los atentados en Cataluña son un hecho aislado. Si se generalizara nos estaríamos equivocando. Por ejemplo, llevamos un año y medio elaborando un censo para conocer el número de imanes, que desconocemos porque se dan casos en que se les contrata como profesores o educadores aunque también cumplan la función de todo imán. Elaborar este censo no es una idea que haya surgido en respuesta a los atentados.

P. ¿Está a favor de controlar, antes de ser pronunciado, el discurso de los imanes?

R. Lo considero exagerado. No es práctico. Es más propio de gobiernos dictatoriales.

P. ¿Cómo es posible que el imán de Ripoll pudiera ejercer si tenía antecedentes penales?

R. No tenemos acceso a ese tipo de datos. Le pedimos al Estado que avise a la Comisión Islámica cuando disponga de esa información. Nosotros ya exigimos un certificado del Ministerio de Justicia que acredite que los profesores de religión islámica no tienen antecedentes de abusos sexuales.

P. ¿España se ha adaptado al crecimiento de la población musulmana? En 1990 eran 200.000 y ahora dos millones.

R. España es nuestro país y lo defendemos como nadie. Somos de las comunidades europeas más integradas. Como prueba, puede afirmarse que no hay guetos. Los primeros interesados en que no los haya son los propios musulmanes. ¡Ya tenemos la experiencia de Francia! El problema es que los acuerdos firmados con la Administración en 1992 no se cumplen en su totalidad. Tenemos casi 300.000 alumnos escolarizados en toda España y solo disponen de 55 profesores de religión islámica. Hablamos solo de la etapa de Educación Primaria. En Cataluña, Comunidad Valenciana y Murcia no hay ni un profesor. Enseñar los valores del islam sería muy positivo para la sociedad entera, no solo para los musulmanes. No pedimos ningún privilegio.

P. ¿La célula de Ripoll destaca por su nihilismo y escasa formación religiosa?

R. Por eso es necesaria la educación. Y darla de manera supervisada.

P. El Estado es aconfesional, ¿no cree que en el ámbito educativo la religión debe quedarse en al margen?

R. No estamos hablando de catequesis, sino de conocimientos de valores, conductas. El islam se aprende. Hemos publicado varios manuales donde se unifican los criterios y se explica la esencia de la religión musulmana.

P. ¿Qué conclusiones saca de la manifestación del pasado sábado en Barcelona?

R. La politización de la manifestación de Barcelona no nos gustó. Contribuyó a que la gente se quedara en casa.

P. ¿Ha aumentado la islamofobia en España?

R. Sí, especialmente después de los atentados de Niza, París y Bruselas en 2015 y 2016. Se traduce sobre todo en pintadas en mezquitas. A raíz de los atentados en Cataluña, se han sufrido ataques en Granada, Sevilla, Alicante, Navarra, en Cataluña y Madrid... Aparte de expresiones lesivas, también ha habido alguna agresión.

P. Líderes de la comunidad islámica en Francia y Reino Unido se negaron a enterrar por el rito musulmán a los autores de algunos atentados. ¿En España debería hacerse lo mismo?

R. Lo dejaría en manos de los padres. Lo mejor en este caso es consultarles a ellos.