Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los funcionarios de prisiones donan sangre para visibilizar las agresiones diarias que sufren

"Cada agresión, una donación" es el lema de la campaña de ACAIP, el sindicato mayoritario de funcionarios de prisiones

José Luis Pascual, presidente de Acaip, dona sangre junto a otro miembro del sindicato en Valladolid, durante el arranque de la campaña el lunes.
José Luis Pascual, presidente de Acaip, dona sangre junto a otro miembro del sindicato en Valladolid, durante el arranque de la campaña el lunes.

Los funcionarios de prisiones sufrieron 360 agresiones en 2016, prácticamente una al día. Como protesta por lo que el sindicato mayoritorio del gremio, ACAIP, describe como "caótica e insostenible situación" en las cárceles, han puesto en marcha una inusual campaña. Desde este lunes y hasta el viernes estarán donando sangre en todo el país. "Por cada agresión, una donación" es el lema con el que ya se han comprometido 362 funcionarios.

ACAIP, la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias, espera que esta acción ayude a visibilizar su situación y conseguir que el Ministerio de Interior les dote de "las herramientas y medios humanos y materiales que impidan que cada día se siga produciendo una agresión a un trabajador en alguna prisión de este país", según un comunicado.

Fuentes del sindicato señalan la carencia de personal en las prisiones como una de las razones del aumento en las agresiones. De los 23.000 funcionarios que hay, 15.000 se dedican a la vigilancia de internos. En cada turno hay 1.800 trabajadores repartidas entre los 90 centros que hay en el país. Para paliar el "déficit" que denuncian, exigen que se convoquen ofertas de empleo público para cubrir al menos 3.000 plazas.

ACAIP también censura la falta de protocolos para hacer frente "a la presión" a la que están sometidos, y otras deficiencias en la planificación. "Más de 50 módulos están cerrados y en algunos centros hay masificación que no debería haber", señalan esta fuente como ejemplo de mala gestión.

Los funcionarios han lanzado esta campaña en plena operación retorno de las vacaciones, cuando aumenta la demanda de sangre en los hospitales por los accidentes en carretera y porque los quirófanos retoman su actividad con operaciones programadas. 

Las agresiones a los funcionarios de prisiones han aumentado en un 15% en los últimos cuatro años, según denuncian, a pesar de que el número de internos ha caído en un 11% en el mismo periodo. De las 314 agresiones de 2013 con 56.968 reclusos se ha pasado a 360 con 51.209 internos.

Más información