Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rap musulmán contra los atentados

Djelil 133, un joven argelino que lleva 20 años viviendo en Paiporta (Valencia), rima contra el terror yihadista en Barcelona y Cambrils

Djelil 133, el rapero argelino que vive en Paiporta (Valencia).
Djelil 133, el rapero argelino que vive en Paiporta (Valencia).

Djelil 133, su alias artístico, canta a ritmo de rap desde los doce años. Ahora, con 26, este joven argelino que vive desde hace 20 en el municipio de Paiporta, cercano a Valencia, ha compuesto una canción contra el terrorismo tras los atentados de Barcelona y Cambrils. “No en mi nombre, fue en nombre de iblis [demonio en árabe], con fe soy buen hombre, ahora te toca a ti, nuestros corazones herís, yo canto en un día gris, lo denominan guerra, yo lo llamo apocalipsis, el Islam no es odio, no es ira, no es rencor; no me hables de guerra, háblame de amor”, dice la letra del tema ¡No tengo miedo!, lema de las manifestaciones contra los atentados en Cataluña. Es solo una estrofa de la canción compuesta por este rapero musulmán y al que un estudio local se ha ofrecido a grabar tras conocer su existencia.

La yihad no es sangre, no es dolor, la verdadera guerra santa es la lucha interior”, dice el tema compuesto por Djelil 133 que vive en Valencia

Abdel, su nombre real, conoce el conflicto, vivió de pequeño la guerra en Argelia, lo que le supuso no pocos traumas durante su adolescencia. En España dice haber sufrido en sus carnes el rechazo de algunos al islam, a las personas árabes, a los inmigrantes. “Son las cosas que me llevaron a cantar, esta música me ayudaba a desahogarme. Es lo que yo llamo rap educativo, rap de ‘lo estoy pasando mal’”, añade. Grabó algunas pistas en un estudio pero se perdieron, explica mientras deja claro que no se gana la vida con la música, solo es una afición. Canta con un grupo de amigos en Paiporta y ha tenido muchos proyectos en la cabeza pero no ha llegado a materializarlos.

Tiene la canción compuesta y “estoy grabando en el estudio de Bloke21". Falta remasterizarla y perfeccionarla, pero se puede decir que ya está prácticamente lista. Quiere que se publique, que se de a conocer, incluso hacer un videoclip. Para eso necesita el apoyo de instituciones y ONG.

Cuando se enteró de los atentados de Barcelona y Cambrils se desencadenó todo en su cabeza. “La canción habla de lo que pasó en Barcelona, habla del terror, del racismo…”, se explaya.

Su caso ha saltado a medios de comunicación locales y ha sido bien recibido. “Nadie me ha dicho nada negativo. La gente está conmigo. Incluso me han dicho ‘qué narices tienes".

Abdel o Djelil 133 es un musulmán que no reza a diario pero si cumple con el Ramadán, aclara. Ha sentido curiosidad y se ha interesado por otras religiones y “soy musulmán libre de hacer lo que sea siempre que no perjudique a nadie”. Para él las enseñanzas del Corán están claras. “Muchas personas van a la mezquita, leen el Corán pero luego hacen maldades. Se supone que las escrituras del islam no solo te enseñan a rezar, te enseñan a hacer el bien”. Y asegura: “Dios dice que cuando matas a una persona es como si mataras a toda la humanidad y cuando salvas a una persona es como si salvaras a toda la humanidad”.

Según Abdel, la comunidad musulmana tiene miedo al rechazo de la gente. No quieren que los tachen a todos [los musulmanes] de terroristas, y los atentados son culpa del fanatismo y de los radicales, no de la comunidad islámica. “Los terroristas, los autores del atentado de Barcelona, son víctimas del engaño. Necesitamos unirnos todos y que los musulmanes no tengan miedo y hablen porque tienen mucho que decir y no quieren hablar. Con el miedo alimentamos el poder de los terroristas”.

Y la canción de Djelil 133, con la que le gustaría grabar un videoclip, prosigue: “Las víctimas no murieron, nunca marchita esa flor, hermano muslim, la yihad no es sangre, no es dolor, la verdadera guerra santa es la lucha interior. Despierto en un sueño sentado en algodón, era mi visión. Todos unidos luchamos, dando buena lección, nadie es diferente…”.