Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los terroristas de Cataluña hicieron un viaje de ida y vuelta a París antes de los atentados

Un radar de Essone 'cazó' al A3 que volcó en Cambrils el 12 de agosto, cinco días antes del atentado

Policías junto al Audi A3 con el que cinco terroristas irrumpieron en Cambrils. Los cinco murieron por disparos de la policía. Foto: AFP (LLUIS GENE). Vídeo: EPV

¿Qué vinieron a hacer a París los miembros de la célula terrorista que atentó en Cataluña? Esa es la gran pregunta que se hacen los investigadores franceses y españoles que cooperan estrechamente en el trazado de los pasos dados por los jóvenes que la semana pasada atentaron en Barcelona y Cambrils. Porque de lo que ya no cabe ninguna duda es de que al menos dos de ellos, incluido, según medios franceses, el autor del atropello en Las Ramblas abatido el lunes en Subirats, Younes Abouyaaqoub, viajaron el fin de semana anterior a los ataques, el del 12 y 13 de agosto, a la región parisina, donde pasaron una noche antes de regresar a España. ¿Pero qué vinieron a hacer a la capital francesa y con quién se encontraron?

“Eso es algo que la investigación todavía no ha revelado”, dijo el martes el ministro del Interior, Gérard Collomb, en entrevista con la cadena BFM TV. Según el alto responsable, fue en todo caso “un viaje de ida y vuelta extremadamente rápido” en el que al parecer los terroristas habrían ido a “trabajar”, agregó sin dar más detalles, escudándose en lo poco avanzada que está aún esta investigación.

El responsable de la seguridad en Francia confirmó las informaciones adelantadas el domingo por el diario Le Parisien, que reveló que el Audi A3 usado en el ataque de Cambrils había sido captado por un radar en Esonne, a unos 50 kilómetros de París, que lo fotografió por un exceso de velocidad el 12 de agosto. La duda en los primeros momentos era si el vehículo estaba de tránsito hacia otro país, previsiblemente Bélgica, donde se ha localizado ya una pista sobre el imán de Ripoll, Abdelbaki es Satty, o si se trataba de un viaje específico a Francia. Todos los indicios apuntan a esta última posibilidad, pero las dudas siguen siendo más numerosas que las certezas.

Sobre todo porque, según Collomb, la célula terrorista era “exclusivamente española”. Ninguno de sus miembros estaba en el radar de los servicios de inteligencia francesa, como tampoco lo estaba, aseguró el ministro, el imán de Ripoll, presunto líder de la célula terrorista y responsable de la radicalización de los jóvenes integrantes del grupo asesino.

Lo que sí está confirmado es que al menos dos de los terroristas —otros medios han llegado a decir que hasta cuatro de ellos— viajaron hasta París en el Audi A3 que luego sería usado en el atentado de Cambrils y que se alojaron una noche en un hotel en la región parisina, para emprender el regreso al día siguiente. El vehículo fue rastreado cuando pasó por Puy-de-Dôme, en el centro de Francia, y Aude, ya cerca de la frontera catalana, siguiendo una de las rutas habituales por carretera para llegar hasta España.

Además de Abouyaaqoub, las autoridades francesas habrían identificado en el coche a uno de los cinco terroristas abatidos en Cambrils, aseguró BFM TV, que sin embargo no reveló de cuál se trataría. Siempre según esta emisora, que cita a fuentes de la investigación, en París los terroristas habrían realizado algunas compras en unos grandes almacenes, aunque estas no tendrían, a priori, ninguna relación con los ataques que cometerían unos días más tarde, ya de regreso a Cataluña.

Collomb ha asegurado que el contacto con las autoridades españolas es constante para transmitirles cualquier avance en las pesquisas. El lunes, habló con su homólogo español, el ministro de Interior Juan Ignacio Zoido. Ambos podrán contrastar el avance de las investigaciones cuando se reúnan, este miércoles, en París.

Más información