Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno y los partidos se unen en un consenso de mínimos contra el terrorismo

El Ejecutivo pide a Podemos y los nacionalistas que firmen el pacto antiterrorista pero seguirán como observadores

Reunión del pacto antiterrorista en la sede del ministerio del Interior.

El Gobierno y los partidos ofrecieron este lunes una inusual imagen de unidad en la reunión del pacto antiterrorista, un foro creado a partir del acuerdo suscrito entre el PP y el PSOE en febrero de 2015 con el objetivo de adaptar la respuesta legal a las nuevas formas de terrorismo, fundamentalmente yihadista. El Ejecutivo y las formaciones coinciden en un consenso de mínimos que pasa por la condena unánime a los ataques y contra el terrorismo y la unidad de acción. Podemos y los nacionalistas seguirán en el pacto como observadores.

Todas las formaciones políticas con representación parlamentaria —salvo EH Bildu— e incluso otras fuera de las Cortes como UPyD se sentaron este lunes en torno a la misma mesa para unirse en un consenso básico contra el terrorismo y en defensa de las libertades y la democracia. En una fotografía de unión poco frecuente, asistieron a la reunión del pacto antiyihadista convocada por el Gobierno 13 formaciones políticas. PP, PSOE, Ciudadanos, Foro Asturias, UPN, PAR, Coalición Canaria UPyD, como firmantes del pacto, y Unidos Podemos, Compromís, PNV, el PDeCAT y ERC, como observadores, esto es, como participantes pero sin suscribir el acuerdo de 2015. Tras el encuentro, las fuerzas políticas reunidas coincidieron en la condena unánime a los ataques de Barcelona y Cambrils de la semana pasada, en el reconocimiento a las fuerzas de seguridad y de emergencia y al ejemplo cívico de los ciudadanos de Barcelona.

El ministro del Interior, que presidió la reunión, pidió a los partidos no firmantes del pacto que se adhirieran al mismo. Estos, de momento, rehúsan hacerlo —aunque el PDeCAT y el PNV lo estudiarán—, pero seguirán asistiendo como observadores. El acuerdo, suscrito entre PP y PSOE a iniciativa del secretario general socialista, Pedro Sánchez, tuvo como consecuencia más relevante una reforma del Código Penal para castigar las nuevas formas de terrorismo, e incluía la asunción de la prisión permanente revisable como pena a imponer a los autores de un delito de terrorismo con resultado de muerte.

La “disfunción” de los Mossos y Europol

La intención era dejar a un lado las discrepancias y los reproches pero eso no fue óbice para que los nacionalistas catalanes, el PDeCAT y ERC, formularan una queja y una reclamación al Gobierno. Según el portavoz de los republicanos en el Congreso, Joan Tardá, en los atentados hubo “disfunciones que no deberían haberse dado”, como “la imposibilidad de los Mossos de acceder a Europol”, sostuvo.

El portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, pidió al Gobierno que cumpla los acuerdos de la Junta de seguridad de Cataluña del pasado julio, que permitirán a la policía catalana tener información directa de la oficina policial europea. Ahora, los Mossos acceden a la información a través del Estado.

Podemos no lo firmó por discrepar de su contenido concreto —ayer eludió explicar cuáles son sus diferencias—, pero ha acudido a todas las reuniones en calidad de observador. El representante de Podemos, el diputado Rafael Mayoral, confirmó que se mantendrán fuera del acuerdo pero subrayó que “por encima de firmas o no firmas” hay un “consenso básico” que es “la defensa de los derechos y la democracia”. El partido de Pablo Iglesias ofrece su “lealtad” pero al mismo tiempo rechaza cambiar de opinión por el atentado ya que entiende que daría “a los terroristas la posibilidad de acabar con el pluralismo”.

En realidad, el foro tiene el sentido práctico de compartir información y de que las fuerzas políticas puedan debatir posibles cambios legales u otras medidas contra el terrorismo que, en la reunión de ayer, no se plantearon. Para el PSOE es una cuestión accesoria que algunas formaciones asistan sin firmar. “La unidad se ha visualizado perfectamente con la asistencia, con independencia de que sean o no firmantes”, reflexionó la portavoz parlamentaria, Margarita Robles. “Queremos remarcar el gesto político que supone el encuentro de todas estas fuerzas parlamentarias. Lanzamos un mensaje importante: el de unidad de acción”, dijo Carles Campuzano, del PDeCAT.

En la reunión del pacto no se consideró actualizarlo, pero Ciudadanos pidió que se profundice en un acuerdo que sea más operativo y que se traslade al ámbito europeo. Su secretario general, José Manuel Villegas, pidió reuniones periódicas y que el Gobierno elabore un informe tras los ataques en el que se evalúe qué cuestiones pueden mejorarse en la prevención de atentados terroristas. El Ejecutivo recogió el guante y hará el estudio.