Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mezquitas de Granada, Sevilla y Logroño denuncian agresiones islamófobas

Templos musulmanes de varias ciudades han sufrido pintadas con mensajes de odio. Junto al de Granada se han lanzado bengalas

Pintadas islamófobas en la sede de la Fundación Mezquita de Sevilla. Reuters-Quality

Las mezquitas de Granada y Sevilla han denunciado ante la policía las agresiones islamófobas que han sufrido tras los atentados de Cataluña. Un grupo ultraderechista lanzó en la noche de este sábado bengalas y proclamó mensajes xenófobos junto a la mezquita mayor granadina, situada en el barrio del Albaicín. En Sevilla aparecieron pintadas sobre la fachada de la sede de la Fundación Mezquita de Sevilla.

La Policía Local de Granada recibió sobre las 21 horas un aviso del servicio de emergencias 112 en el que se alertaba de la presencia de un grupo de doce radicales que alteraban el orden público a las puertas del templo.

Los jóvenes, que formaban parte del colectivo Hogar Social, se desplazaron a la mezquita con pancartas y gritando consignas como "terroristas", "os financia Daesh" y "fuera de Europa", según informa la agencia Europa Press. Los radicales lanzaron una bengala "con la intención de que con el humo se hiciera salir a los musulmanes dentro de la mezquita", creando una situación "de miedo y pánico" entre los vecinos de la zona.

El presidente de la mezquita granadina, Malik Ruiz, ha señalado a EL PAÍS que el incidente se prologó durante apenas "10 o 15 minutos". En el momento de los altercados varios centenares de personas se encontraban en los jardines del templo, en el que no se estaban celebrado oficios. Los jardines del templo están abiertos al público general. 

Es la primera vez que la mezquita granadina, inaugurada en 2003, 23 años después del primer proyecto, sufre agresiones de esta naturaleza. "Habíamos recibido llamadas anónimas alguna vez, sobre todo después de producirse atentados, pero nunca habíamos visto algo así". Ruiz destaca que los manifestantes portaban una pancarta impresa. 

La llegada de la policía al lugar, situado a pocos metros del mirador de San Nicolás, uno de los lugares más frecuentado por los turistas que visitan Granada, provocó la dispersión de los manifestantes antes de poder detener a nadie. El grupo de Vamos Granada en el ayuntamiento granadino ha convocado una concentración para protestar contra la agresión para la tarde de este domingo, a las 20 horas, junto a la mezquita.

La institución ha presentado la mañana de este domingo una denuncia contra los radicales por un presunto delito de odio y ha reconocido que en estos momentos "se encuentran valorando los hechos en sí mismos". 

Pintadas en Sevilla, Tarragona y Logroño

En la capital andaluza, la Fundación Mezquita de Sevilla, uno de los órganos de representación de la comunidad musulmana, denunció este sábado ante la Policía Nacional la aparición de pintadas islamófobas y xenófobas en su sede de la calle Ponce de León, en el centro de la ciudad. Los mensajes mostraban insultos como "Asesinos! Lo vais a pagar" o "Moro que reza, machete a la cabeza! Stop Islam!".

Según informó a Europa Press el portavoz de la asociación, Jalid Nieto, la Fundación Mezquita de Sevilla ha interpuesto una denuncia al considerar que las pintadas constituyen un delito de odio. Nieto aseguró que recibieron el consejo de presentarla de policías locales, que se personaron en la zona para realizar el atestado tras el aviso de unos vecinos.

El pasado día 18 aparecieron pintadas similares en la fachada de la mezquita de Montblanc (comarca de Conca de Barberà, Tarragona), en las que se podían leer mensajes con amenazas de muerte e insultos a la comunidad musulmana.

Malik Ruiz ha confirmado que en la mañana de este domingo apareció en un centro de oración de Logroño pintadas similares y que sus responsables plantean denunciar los hechos. 

Los Mossos d'Esquadra han pedido que no se criminalicen las mezquitas, porque en palabras del mayor del cuerpo policial catalán, Josep Lluís Trapero son lugares de culto "donde la gente va a rezar".

Más información