Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy pide en Barcelona “unidad institucional y colaboración policial” para vencer al terrorismo

El presidente viaja a Cataluña junto a la vicepresidenta y el ministro del Interior

Mariano Rajoy ha asumido la coordinación de la respuesta al atentado terrorista de Barcelona y se ha desplazado a la capital catalana junto a Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta del Gobierno, y Juan Ignacio Zoido, el ministro de Interior. Tras conversar telefónicamente con Carles Puigdemont, el presidente ha informado del ataque a Pedro Sánchez, el secretario general del PSOE; Pablo Iglesias, el líder de Unidos Podemos; y Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos. "Hemos dado muchas batallas contra el terrorismo", ha dicho Rajoy en Barcelona. "En esta ocasión, los españoles también vamos a vencer".

Luto Barcelona
Rajoy (c), reunido la noche del jueves en la Delegación del Gobierno en Cataluña con altos mandos de las Fuerzas de Seguridad del Estado. EFE

Tras una tarde frenética, repleta de llamadas telefónicas con los principales líderes políticos nacionales e internacionales, Rajoy ha asumido la coordinación de la respuesta al atentado terrorista de Barcelona y se ha desplazado a la capital catalana. La jornada, en cualquier caso, no ha deparado ninguna comparecencia pública conjunta ni ninguna reunión oficial entre el presidente del Gobierno y el de la Generalitat, ni entre sus equipos.

"Quiero reiterar lo que le he trasladado al presidente Puigdemont: cuenta con todo el apoyo del Gobierno para ayudar a las víctimas, restablecer cuanto antes la normalidad ciudadana y poner ante la justicia a los responsables de esta barbaridad", ha dicho Rajoy pasada la medianoche en Barcelona, donde ha comparecido desde la delegación del Gobierno. "Ha de saber que toda España se conmueve con el mismo sentimiento que hay hoy aquí en Barcelona", ha añadido tras reunirse con representantes de las fuerzas de seguridad y decretar tres días de luto oficial. "Sabemos que a los terroristas se les vence con unidad institucional y colaboración policial", ha seguido Rajoy en una comparecencia en la que ha recordado los atentados que han sufrido otras ciudades europeas. Y ha subrayado: "No olvidemos nunca que España es un pueblo unido en algunos valores de los que nos sentimos muy orgullosos: democracia, libertad y derechos humanos. Hemos dado muchas batallas contra el terrorismo. En esta ocasión, los españoles también vamos a vencer".

En vídeo, las condenas del atentado.

Esta es la secuencia de los acontecimientos que acaban con el presidente del Gobierno interviniendo en Barcelona. Antes de las 17.00, los teléfonos de La Moncloa empiezan a sonar. decenas de personas han sido atropelladas en Las Ramblas. En ese momento no se sabe si es un atentado terrorista o un delincuente que ha sembrado el terror mientras intentaba huir de la policía. Inmediatamente, el Gobierno español y el catalán empiezan a coordinar su respuesta y a transmitirse la información de la que disponen.

En pleno auge del reto independentista, el Gobierno actúa con la máxima diplomacia. Fuentes de La Moncloa recuerdan en esos momentos que la coordinación de la respuesta a los atropellos es competencia de las autoridades catalanas hasta que no se confirme que ha habido un atentado. Rajoy y Puigdemont conversan telefónicamente. Toma forma lo que todas las partes implicadas describen como un ejercicio de coordinación en el que “están en contacto todas las administraciones", aunque luego no fragüe ninguna reunión oficial o comparecencia conjunta entre representantes de las dos administraciones.

Juan Ignacio Zoido, el ministro de Interior; Enric Millo, el delegado del Gobierno en Cataluña; y Joaquim Forn, el consejero de Interior del Gobierno catalán, establecen una canal de comunicación permanente. El Ejecutivo utiliza la información obtenida por esa vía para informar a Sánchez, Iglesias y Rivera. Los principales partidos, además, establecen contactos en sus segundos y terceros niveles.

Sáenz de Santamaría y Zoido

Pasadas las 18.00, Rajoy suspende su agenda prevista para el viernes —un acto en un municipio coruñés— y el Ejecutivo decide que la vicepresidenta Sáenz de Santamaría viaje inmediatamente a Barcelona para seguir los acontecimientos desde la delegación del Gobierno. La hipótesis del atentado ha cobrado fuerza. Hay decenas de muertos confirmados y una cincuentena de heridos. A esas horas, el equipo de Rajoy ya lleva tiempo trabajando en los detalles para que el presidente se traslade desde Galicia a Cataluña. Y Sáenz de Santamaría contacta con Oriol Junqueras, vicepresidente del Govern.

Al tiempo, el Ejecutivo catalán convoca una reunión de urgencia y mantiene una línea de comunicación abierta con Ada Colau, alcaldesa de la capital catalana. Hasta ese momento, Forn, el consejero de Interior catalán, ha estado presidiendo un gabinete de crisis en la consejería de Interior en el que también están presentes representantes policiales; Miquel Escobar, delegado de la Generalitat en Barcelona; Jaume Collboni, teniente de alcalde del Ayuntamiento; o Janet Sanz, concejal en la capital catalana.

Entonces llega el momento clave. Los Mossos confirman que los atropellos forman parte de un atentado terrorista. El Gobierno debe tomar el mando de las operaciones. La Moncloa aplica entonces la hoja de ruta que tiene preparada desde hace horas. Al filo de las 19.00, se oficializa el viaje. Rajoy va a Barcelona. A él se unen Sáenz de Santamaría y Zoido. El líder del Gobierno y dos pesos pesados del Ejecutivo viajan juntos para hacer frente a las consecuencias del primer atentado terrorista en España desde 2009.

Más información