Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallados muertos por disparo una mujer y un hombre en Murcia

La Guardia Civil sospecha que es un caso de violencia de género

Una manifestación contra la violencia machista esta semana en Sevilla.
Una manifestación contra la violencia machista esta semana en Sevilla.

La Guardia Civil ha encontrado la noche del miércoles en Totana (Murcia) los cadáveres de un hombre y de una mujer con heridas de arma de fuego dentro de un coche. La principal hipótesis es que se trata de un posible caso de violencia de género, aunque no había antecedentes de agresiones o violencia. Según fuentes de la investigación, la mujer había pedido en julio pasado a la Guardia Civil que interviniera para que su exnovio dejara de llamarla tanto, aunque no quiso denunciarle.

El instituto armado ha informado de que sus agentes hallaron en las afueras de Totana un vehículo estacionado próximo a un camino con los dos cadáveres. Se trata de una mujer, C.M.G., de 48 años y natural de Lorca, y de un hombre, P.P.O., de 49 y originario de Mazarrón, ambos españoles. Al parecer habían mantenido una relación sentimental, pero la habían dejado hacía tiempo.

Ambos presentaban una herida de disparo, ella en la cabeza, de una pistola corta de 9 milímetros que la Guardia Civil está analizando, a la vez que investiga, como una de las hipótesis, si se trata de un caso de violencia machista y el hombre disparó primero a la mujer y después se suicidó.

Fuentes del instituto han indicado a Efe que la mujer acudió el pasado día 13 de julio a la Guardia Civil del cercano municipio de Lorca, donde pidió la mediación de los agentes para que su exnovio dejara de llamarla por teléfono con la insistencia de volver con ella. Sin embargo, la mujer dejó claro ante los agentes que su intención no era denunciarle, ni siquiera por acoso.

No obstante, la Guardia Civil abrió diligencias y dio cuenta al juzgado de todo ello, a pesar de que comprobó que no había denuncias previas y que ninguno de los dos figuraba en el sistema VioGén de seguimiento de las denuncias por violencia de género.

De confirmarse finalmente que sea un caso de violencia de género, se convertiría en la segunda víctima mortal en la Región en lo que llevamos de año. La primera fue en Molina de Segura en mayo, cuando una empleada de una organización social, de 31 años, murió a manos de su compañero de trabajo, con el que mantuvo una relación sentimental.