Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Preocupación por el estado de conservación del acueducto de Segovia

El Ayuntamiento está recogiendo propuestas ciudadanas para buscar una solución

Los arcos del acueducto de Segovia.

Hace 25 años se prohibió la circulación de vehículos bajo el Acueducto de Segovia, pero esta medida no es suficiente para su conservación. Los centenares de autobuses municipales que pasan constantemente a pocos metros, al igual que los conciertos que se realizan a los pies del monumento, emiten unas vibraciones que provocan el desgrane y rotura de la piedra.

La Concejalía de Patrimonio de Segovia justifica que se rigen por un protocolo interno y que los conciertos se realizan a una distancia de tres metros de los pilares. Defienden que el desgaste se debe a las características de la piedra y no de las vibraciones.

El Fondo Mundial de Monumentos incluyó en 2006 al Acueducto entre los cien monumentos del mundo en peligro. Actualmente el Ayuntamiento está recogiendo propuestas ciudadanas para buscar una solución.

Más información