Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en un hotel de Tarragona un fugitivo irlandés buscado por tráfico de drogas

La policía irrumpe en la habitación en la que se alojaba con una identidad falsa

Momento de la detención del fugitivo irlandés.

La Policía Nacional ha detenido en un hotel Salou (Tarragona) a un irlandés de 35 años que era buscado desde 2013 por tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas. El hombre ya había escapado el año pasado de las autoridades españolas con una violenta carrera en una autopista de Málaga. Esta vez, los agentes han irrumpido en el cuarto de hotel en el que se hospedaba con una identidad falsa y han logrado arrestarlo.

El sospechoso ha sido identificado como G. H., nacido en Irlanda en 1982. La justicia irlandesa lo perseguía desde hace cuatro años, cuando en un registro a su vehículo encontró un fardo de cocaína y dos pistolas con munición real, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado. En mayo de 2016, el hombre huyó a España utilizando un pasaporte legal pero obtenido con una identidad falsa. Irlanda solicitó su localización a través de la Red Europea de Equipos de Búsqueda Activa de Fugitivos (Enfast, por sus siglas en inglés).

Las investigaciones apuntaron a que el sospechoso se había dirigido a Málaga, debido a que tenía vínculos con los Kinahan, un clan de origen irlandés conocida por su presencia en la Costa del Sol. La policía pudo saber que la familia de G. H. viajaría a Málaga en noviembre de 2016, así que organizó un dispositivo de vigilancia que logró localizarlo en el aeropuerto de la ciudad. Sin embargo, el sospechoso atacó a los agentes que iban a detenerlo y, según la policía, "emprendió una huida desenfrenada, cruzando a la carrera los carriles de la autopista y logrando escapar".

En julio pasado, la justicia irlandesa tuvo nuevos indicios de que la familia del hombre estaba en España, esta vez, en Reus. Los agentes españoles lograron localizarlo, utilizando una identidad falsa que había obtenido gracias a sus conexiones con otras bandas criminales. Una vez confirmado que era él, la policía ha entrado en el hotel en el que estaba antes de que amaneciera y lo ha sorprendido en la cama, para posteriormente arrestarlo.