Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inspiración leninista del cartel de la CUP

El ilustrador David Agrio explica el encargo de la formación independentista para el referéndum

Cartel de la CUP
Cartel para el referéndum del 1 de octubre, junto al soviético.

David Agrio, un ilustrador barcelonés, es el responsable del cartel que la CUP ha presentado esta mañana para la campaña del referéndum del 1 de octubre. Bajo ese nombre artístico trabaja un licenciado en Periodismo de 31 años que, desde hace tres, se dedica por completo al diseño de cómics y carteles. Habitual colaborador del partido, Agrio recibió el encargo hace un par de meses. "Mi idea ha sido recrear un antiguo cartel soviético en el que Lenin barre a los zares, los representantes de la Iglesia y otros potentados, llevándolo a la actualidad española”, explica.

En el afiche representa a Felipe VI, a la infanta Cristina, a José María Aznar y Mariano Rajoy, además de destacados empresarios como Ana Patricia Botín y Florentino Pérez, siendo barridos fuera del territorio catalán que en el dibujo incluye a la Comunidad Valenciana y Baleares. "La CUP me pidió que fuera una representación del concepto político lingüístico que suponen los países catalanes”, sostiene Agrio.

El ilustrador añade al grupo de personalidades las figuras de los políticos catalanes Jordi Pujol y Artur Mas. "Considero que son la derecha catalana asociada con el trapicheo económico y político desde antes de la Transición”, continúa. También caricaturiza al expresidente de las Islas Baleares, José Ramón Bauzá, responsable del denominado Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL) en esa Comunidad Autónoma en 2013. "Un proyecto que arrinconaba el catalán en el sistema educativo", continúa Agrio. Todos los personajes del cartel, que se ha presentado frente a la Cámara de Comercio de Barcelona, son expulsados a escobazos, en la composición, por una mujer. "No porque sean las que deben barrer, sino porque sin ellas no hay revolución. Es vital que adopten un papel protagonista en el cambio”, concluye.

Más información