Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía identifica a dos ingleses que deslumbraban con láser a pilotos que aterrizaban en Málaga

Tres tripulantes denunciaron que les enfilaron con la luz verde desde un hotel de Torremolinos

Los dos punteros láser incautados a padre e hijo.
Los dos punteros láser incautados a padre e hijo.

La policía de Málaga ha identificado a un británico de 41 años y a su hijo de 15 como las dos personas que se dedicaron a deslumbrar con sendos punteros láser a pilotos que el martes estaban aterrizando con aviones cargados de pasajeros en el aeropuerto de la Costa del Sol. Tres pilotos denunciaron que recibieron el haz de luz desde un hotel de Torremolinos, donde estaban los dos identificados, a los que la broma vacacional puede salir cara: pueden ser sancionados con entre 30.001 y 600.000 euros.

Los identificados se habían apostado en la noche del martes en la terraza del hotel y apuntaban sus punteros láser "hacia el espacio aéreo y a los aviones que se disponían a aterrizar en el aeropuerto de Málaga". Los pilotos lo sufrieron y, además, los turistas del láser fueron avistados por un policía nacional fuera de servicio, que les hizo una foto. Eran aproximadamente las once de la noche.

Foto tomada por un policía fuera de servicio del punto del que partió la luz láser.
Foto tomada por un policía fuera de servicio del punto del que partió la luz láser.

A esa misma hora, varios pilotos alertaron a la torre de control del aeropuerto de Málaga de que , habían sido deslumbrados con un puntero láser verde desde la zona del Bajondillo cuando se disponían a aterrizar en la pista. El padre y el niño fueron abordados en la habitación, donde les fueron requisados dos punteros de luz láser verde con forma de bolígrafos.

La denuncia de los tres pilotos pilotos ha sido trasladada por Aena a la Guardia Civil. Raúl Delgado, portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) en Málaga, ha detallado las enormes molestias y riesgos que provocan estos punteros.  "El haz de láser entra en la cabina y empieza a rebotar en los cristales, lo que impide ver bien los instrumentos y perturba mucho en un momento que requiere de una gran concentración como el aterrizaje", ha explicado Delgado. "La gente lo hace como un juego pero no es consciente de la perturbación que provoca" y hasta que punto dificulta la labor del piloto, ha subrayado.

En octubre del 2012, un hombre fue imputado por una infracción contra la Ley Penal de Navegación Aérea al ser sorprendido mientras deslumbraba con un puntero láser de color verde a un avión que volaba a la altura del Hacho de Álora, en Málaga, zona en la que cuatro aeronaves habían informado antes sobre deslumbramientos.