Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asociaciones de periodistas alertan contra la extradición de un escritor turco

Organizaciones profesionales recuerdan que Erdogan recurre a acusaciones falsas de terrorismo para encarcelar a los informadores

Concentración en apoyo a los periodistas del diario Cumhuriyet procesados por el régimen turco. Ampliar foto
Concentración en apoyo a los periodistas del diario Cumhuriyet procesados por el régimen turco. AFP

La Federación Internacional de Periodistas (FIP), con sede en Bruselas, ha pedido a España que no conceda la extradición del periodista y escritor turco-sueco Hamza Yalçin, detenido el pasado día 3 en el aeropuerto de El Prat (Barcelona) por orden de Turquía. "Debido a la represión extrema en Turquía contras las voces independientes del Gobierno, tememos por la seguridad y el respeto a los derechos de nuestro colega y consideramos los cargos de terrorismo como un pretexto para perseguir a la prensa libre y crítica en Turquía", ha advertido.

Esta organización no es la única que ha mostrado su preocupación por la situación de Yalçin. "En España no hay delitos de opinión, por lo que si de lo  único que [el presidente turco Recep Tayyip] Erdogan puede acusarle es de haber escrito y publicado críticas a su régimen o a su persona, en ningún caso podrá prosperar ante la Justicia española un hipotético proceso de extradición”, ha recordado Reporteros Sin Fronteras (RSF).

A las voces que reclaman su inmediata puesta en libertad se han sumado el alcalde accidental de Barcelona, Jaume Asens, y el eurodiputado de Podemos Miguel Urbán, así como la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI). El portavoz del PSOE en la Comisión de Exteriores del Congreso, Ignacio Sánchez Amor, ha rechazado la entrega a Turquía del periodista y ha advertido de que "Interpol debe dejar de ser el alguacil de las razias de opositores".

La policía española detuvo a Yalçin cuando hacía una escala en el aeropuerto de Barcelona tras comprobar que tenía una orden de busca y captura de Interpol; y el juez de la Audiencia Nacional  Ismael Moreno ordenó su ingreso en el centro penitenciario de Brians 1 (Barcelona), al negarse éste a ser entregado a Turquía y por carecer de arraigo en España. Las autoridades turcas disponen de un plazo de 40 días para formalizar la petición de extradición y documentar los cargos contra él. De no hacerlo, el juez debería ponerlo en libertad. En caso contrario, su prisión provisional podría prorrogarse otros 40 días, hasta que la Audiencia Nacional se pronuncie sobre la extradición. La última palabra, sin embargo, la tendrá el Consejo de Ministros.

Según la orden de detención, difundida por Efe, Turquía acusa a Yalçin de ser secretario general del Partido-Frente Revolucionario de Liberación Popular (THKP-C), calificado de terrorista, y de hacer propaganda del mismo mediante artículos firmados bajo seudónimo en la publicación turca Odak, un delito castigado con 22 años y seis meses de cárcel. La acusación se basa en la declaración de un detenido en 2011 en una redada contra el THKP-C, quien habría asegurado que Yalçin dirigía el partido desde Francia. Se da la circunstancia de que este reside en Suecia desde 1984.

Reporteros Sin Fronteras recuerda que el régimen de Erdogan utiliza “falsas acusaciones de terrorismo para detener y encarcelar” a informadores y que Turquía “se ha transformado en la mayor cárcel de periodistas del mundo”, con más de 160 entre rejas. "No querríamos de ningún modo ver a la Unión Europea participar en esta masacre contra los medios de comunicación turcos", concluye. Este mismo jueves la Fiscalía turca ha emitido orden de detención contra otros 35 periodistas, incluido el director del diario izquierdista Birgün, a los que acusa de estar vinculados con la cofradía del clérigo Fethullah Gülen, a la que atribuye el frustrado golpe de Estado de julio de 2016.

El Gobierno sueco se ha interesado también ante las autoridades españolas por la detención de su ciudadano. La ministra de Asuntos Exteriores, Margot Wallström, ha declarado que su departamento ha pedido visitar a Yalçin en prisión, se ha asegurado de que este dispone de abogado y está intentando aclarar los cargos que hay contra él.