Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No comparto que el objetivo sea echar a Rajoy a cualquier precio y con pactos espurios”

García Page limita los efectos nacionales del pacto PSOE-Podemos en Castilla-La Mancha

Emiliano Garcia Page Ampliar foto
Emiliano García-Page, ayer

El socialista Emiliano García Page (Toledo, 1968) cuenta desde ayer con dos miembros de Podemos en el equipo de Gobierno con el que dirige Castilla-La Mancha. Cita a Baltasar Gracián y a Buero Vallejo para explicar que la alianza evita un adelanto electoral.

Pregunta. ¿Por qué integra a Podemos en su gobierno a mitad de legislatura, cuando ya ha sido investido?

Respuesta. Mi objetivo exclusivo es cumplir con mi programa de gobierno. A pesar de que teníamos un acuerdo de Presupuestos, anunciado este mismo año, Podemos terminó votando en contra. De esta manera, busco resolver el problema del bloqueo presupuestario. Hice el ofrecimiento de que se incorporaran para que no hubiera ningún tipo de duda o incertidumbre sobre la gestión de lo acordado. Hay quien quiere tomarse esta experiencia como un antecedente de lo que pueda pasar en España, de acuerdos PSOE-Podemos. No tiene por qué ser un antecedente.

P. ¿Por qué?

R. Porque el Presupuesto de Extremadura lo venimos sacando con la abstención del PP estos dos últimos años. Podemos se ha negado siquiera a hablar. En Asturias, lo mismo. Al revés, en otros sitios hemos sido nosotros los que hemos apoyado los Presupuestos, como en Barcelona o en Madrid. Cada gobierno es un mundo.

P. Sin embargo, Pablo Echenique cree que este acuerdo puede “marcar el rumbo” para que los dos partidos se unan en una moción de censura contra Rajoy. ¿Están ahora más cerca de lo que estaban antes?

R. A los Gobiernos solo se les echa con votos, no por alianzas. Lo que no comparto bajo ningún concepto es que el objetivo sea echar a Rajoy a cualquier precio y con pactos espurios. Hay que echarlo con la normalidad democrática de sacar más votos de los que tenga Rajoy. Al minuto de que yo hiciera el ofrecimiento de Gobierno, Echenique publicó un tuit diciendo que eso él no lo iba a aplicar en Aragón. Lo entiendo. Aragón es una cosa, Castilla-La Mancha otra, Andalucía otra. Lo único que intento es dejar muy claro que a los gobiernos se les quita y se les pone en función de los votos de los ciudadanos, y no de otra manera.

P. ¿Han intervenido Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en este acuerdo?

R. Los dos han hablado, sin duda ninguna.

P. Usted se posicionó en contra de que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias pactaran por La Moncloa. ¿No es contradictorio que ahora integre a Podemos en su Gobierno?

R. Eso se difundió en la campaña un tanto demagógica de las primarias. Voté y firmé en el comité federal a favor de un acuerdo tanto con Ciudadanos como con Podemos. Otra cosa distinta son los independentistas. O pactar la soberanía nacional a cambio de llegar al Gobierno a cualquier precio. En el proceso de primarias, en el debate interno del partido, se ha simplificado a Podemos sí o Podemos no. Eso es un absurdo.

P. El Partido Popular alerta contra las consecuencias de su pacto.

R. He gobernado ocho años en el Ayuntamiento de Toledo, que no es precisamente la cuna de Marx. Lo hice con IU. Ni fui alcalde ni ahora soy presidente a cualquier precio. Ni lo voy a ser. Y lo sabe muy bien Podemos. Para que nadie se llame a engaño, y ante la campaña de miedo del PP, que quede claro que hay un imperativo, que es el cumplimiento de la ley, incluido el techo de gasto. Nadie plantea romper las costuras del ordenamiento legal. En segundo lugar, planteo que este gobierno no se constituye contra nadie, pensando en a quién le metemos el dedo en el ojo. Es mi garantía. Y, en tercer lugar, que queremos reconstruir todo lo que destrozó Cospedal. Como decía Baltasar Gracián: malo es no arreglar los problemas que tienes delante, pero mucho peor es salir a buscarlos.

P. ¿Cómo describiría a José García Molina, secretario general de Podemos y su nuevo vicepresidente segundo?

R. Está transformándose, mudando.

P. ¿Y a Podemos?

R. Ha contribuido a canalizar la ansiedad y el descontento por la crisis. Su reto es no conjugarse en pretérito, en Pudimos.

Más información