Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior cierra la frontera de Ceuta con Marruecos por los fallos de seguridad

Todos los antidisturbios de la zona han sido movilizados para vigilar el perímetro

Un grupo de porteadores, este miércoles, junto a la frontera de El Tarajal.

El Gobierno ha anunciado este miércoles una medida histórica en Ceuta y, por primera vez, ha decidido cerrar durante una semana el paso de mercancías y porteadores de la frontera de El Tarajal por motivos migratorios. Según han confirmado fuentes policiales y de Interior, los fallos de seguridad evidenciados el pasado lunes, cuando 187 sin papeles atravesaron a la carrera el acceso a la ciudad, han forzado esta clausura para reorganizar el control de la valla. Interior ha destinado a todos los antidisturbios de la Guardia Civil y la Policía Nacional, dedicados a otras tareas, a la vigilancia del perímetro.

"Es la primera vez. Nunca antes se había hecho por este motivo", ha explicado este miércoles la Delegación del Gobierno de Ceuta que, apenas 48 horas después de que casi dos centenares de personas burlaran a los agentes desplegados en la valla y atravesaran El Tarajal, emitía un comunicado para anunciar el cierre parcial de la frontera por la "presión migratoria". La medida implica que, desde este miércoles y hasta el próximo 16 de agosto, se prohíbe el tráfico de vehículos con mercancías por este paso y el de los porteadores por el de Tarajal II. El tránsito de particulares, a pie y en sus vehículos privados, permanecerá abierto.

Según fuentes de Interior, en los montes cercanos a la ciudad aguardan actualmente más de 1.500 subsaharianos para tratar de entrar al enclave español. Una cifra que varias asociaciones policiales y Marruecos elevan hasta 3.000. Ese número no dista mucho de otros momentos en los que también aumentó la presión migratoria. Por ejemplo, cuando sucedió la tragedia de El Tarajal —15 personas murieron al intentar acceder a nado por el espigón—, las autoridades hablaron entonces de más de dos millares de sin papeles en los alrededores de la localidad autónoma. "La diferencia está en que ahora son intentos de salto muy seguidos y llegan hasta prácticamente el vallado", ha detallado un portavoz de la delegación del Ejecutivo.

GRÁFICO: Los pasos fronterizos de El Tarajal, Ceuta pulsa en la foto
GRÁFICO: Los pasos fronterizos de El Tarajal, Ceuta

Pero, además, tras los fallos revelados el lunes, el Gobierno no quiere más sorpresas. Ese día, los subsaharianos entraron a la carrera por el paso fronterizo, tras romper el anclaje de la cancela y después de que las fuerzas de seguridad se hubiesen desplegado por otra zona del vallado conocida como Finca Berrocal, donde se encuentra el único punto ciego del perímetro. La Guardia Civil había recibido información de que se estaba preparando por allí un intento de entrada multitudinario. Pero no fue así. "Algo ha debido fallar en los dispositivos de control. Estamos revisando para ver qué pudo pasar", admitía en ese momento Nicolás Fernández Cucurull, delegado del Gobierno.

El martes por la noche se adoptaron las primeras decisiones. Según explican fuentes policiales, los antidisturbios de la Guardia Civil se desplegaron por los ocho kilómetros del perímetro fronterizo y los de la Policía Nacional en el paso de El Tarajal. Esta medida resultó determinante para, de seguido, decretar el cierre del tránsito de mercancías. Estos agentes de la Policía se dedican a controlar el paso de porteadores y vehículos. "Y si están un sitio por la noche, no pueden ponerlos por el día también en otro, han detallado esas mismas fuentes. "Se hace ante la necesidad de priorizar los esfuerzos de las fuerzas de seguridad para impedir los incesantes intentos de entrada irregular de los subsaharianos", ha añadido la delegación del Gobierno.

La frontera de El Tarajal, cerrada, este miércoles.
La frontera de El Tarajal, cerrada, este miércoles.

En esa línea, el Ejecutivo ha apostillado este miércoles que Marruecos está colaborando y frenó otra aproximación de dos centenares de migrantes que se dirigían hacia El Tarajal durante la madrugada. Y detalló que otro grupo de 200 trató de superar la valla por Finca Berrocal el martes a las seis de la mañana.

"Hoy [por ayer] hay alerta por más posibles saltos", ha subrayado Ana Rosado, activista de la Asociación Pro Derechos Humanos (APDH), sobre una situación excepcional que se prevé que se mantenga en los próximos días. "[Los inmigrantes] están muy informados de lo que pasa en Ceuta, de ahí que, en tiempos de vacaciones como ahora, donde presuponen que hay menos agentes, intentan pasar más", remacha la representante de la ONG, que descarta que los conflictos en el Rif originen una mayor llegada de subsaharianos. Aún así, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, visitó la ciudad el pasado junio y prometió al presidente de la localidad, Juan Jesús Vivas, que se estaba estudiando invertir 527.000 euros en la renovación de todo el circuito cerrado de televisión del perímetro fronterizo, así como gastar otros 200.000 euros en la sustitución y mejora de los "elementos de protección" de las puertas y cerrojos existentes de la valla y del dique de El Tarajal. "Con la finalidad de reforzar la seguridad", insistió el representante del Gobierno.

Pese a que la motivación —por causas migratorias— convierte en excepcional la medida anunciada este miércoles por Interior, no es la primera vez que se cierra el paso fronterizo, envuelto en constantes problemas por las avalanchas y las muertes de porteadoras. Cada día, unos 12.000 vehículos atraviesan El Tarajal para dedicarse a la actividad irregular del traslado de mercancías. A eso se suman la media de 3.000 porteadores a pie, la mayoría mujeres, que transitan de Ceuta a Marruecos con bultos a sus espaldas de hasta 60 kilos. Coordinar la entrada y salida de estas personas concentra la actividad de buena parte de los efectivos de las fuerzas de seguridad.