Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un lince ibérico nacido este año muere atropellado en una carretera de Córdoba

Localizada una nueva camada de este animal en los Montes de Toledo

Imagen de archivo de un atropello en 2014.
Imagen de archivo de un atropello en 2014.

Un cachorro hembra de lince ibérico que había nacido este mismo año ha muerto atropellado en el punto kilométrico 1,5 de la carretera CO-3102, entre las localidades cordobesas de Adamuz y Algallarin, según ha informado Iberlince. "El chachorro era uno de los nacidos en 2017", aclara esta entidad dedicada a la recuperación de este animal en sus áreas tradicionales de la península Ibérica. La muerte, en un paraje sito entre los parques naturales Sierra de Andújar y Sierra de Hornachuelos, se ha conocido el mismo día en que ha sido localizada en los Montes de Toledo una nueva camada de linces.

La población del línce ibérico ha alcanzado los 500 ejemplares por primera vez desde que hace 15 años se encendió la alarma cuando quedaban 94 felinos en peligro de extinción. Desde 2002, la curva de animales ha sido siempre ascendente, a pesar de las amenazas que han cercado su expansión: los atropellos en carreteras y la escasez de conejos silvestres, su principal alimento.

Las muertes de linces (178 desde 2006) se han mantenido a raya después del pico que tuvieron en 2014, cuando fallecieron 36 ejemplares, 20 de ellos atropellados en carreteras. El año pasado la cifra de linces muertos bajó a 24, a pesar del crecimiento lineal de su población, tal y como refleja la respuesta del Gobierno a una pregunta de la senadora por Podemos Maribel Mora.

El ejemplar ahora atropellado en Córdoba ha sido trasladado al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de la Junta de Andalucía (CAD), donde se le practicará una necropsia completa. La muerte se ha producido días después de que el proyecto Life+Iberlince lanzara una campaña de una campaña de divulgación en gasolineras de la autovía A-4, en la provincia de Ciudad Real, "con el fin de concienciar a los conductores sobre la necesidad de tomar precauciones en las zonas de paso de linces y minimizar sus atropellos".

Mientras, un equipo de agentes medioambientales de Castilla-La Mancha y personal de campo de las empresas Fomecam y Geacam ha localizado en Los Montes de Toledo una nueva camada de lince ibérico este año.

La madre es Luna, una hembra liberada en 2015 en el marco del proyecto Life +Iberlince, en el área de reintroducción del río Matachel (Badajoz), que recorre Los Montes de Toledo junto a sus cachorros, según ha informado hoy el Gobierno de Castilla-La Mancha.

Luna es otro ejemplo de la capacidad de dispersión que muestran algunos ejemplares; en 2015 Kahn, un lince liberado en Toledo, consiguió alcanzar la zona del río Matachel e incluso llegó al área de reintroducción de Portugal en el valle del río Guadiana. En el caso de Luna la proeza la ha realizado en dos ocasiones, porque en la primavera de 2016 llegó a Los Montes de Toledo tras recorrer los 200 kilómetros que separan esta zona de Sierra Morena.

Más información