Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La “presión migratoria” obliga a cerrar la frontera de Ceuta al porteo

El paso del Tarajal, cortado después de que 260 personas entraran a España de manera irregular este mes

Un grupo de personas esperas en la frontera del Tarajal, hoy.

La Delegación del Gobierno en Ceuta, en coordinación con las autoridades marroquíes, ha cerrado durante una semana el tráfico de mercancías y de porteadores por la frontera del Tarajal. El cierre es consecuencia de la "presión migratoria", que el pasado lunes derivó en la entrada de 187 inmigrantes que a la carrera llegaron a España.

La decisión llega tras cuatro intentos de asaltos masivos al perímetro fronterizo, según confirman fuentes de la Delegación del Gobierno. Unos 260 subsaharianos han entrado a territorio español este mes de manera irregular. Un guardia civil desplazado en Ceuta reconoce las excepcionales circunstancias de estos días: "Son muchísimos los que están intentando atravesar la frontera". 

No es la primera vez que se cierra el paso fronterizo a este tipo de actividad, envuelto en constantes problemas por las avalanchas y las muertes de porteadoras. Sin embargo, sí es "la primera vez que se recuerda", como reconocen desde la Delegación del Gobierno de Ceuta, que la interrupción viene motivada por la importante "presión migratoria" de subsaharianos. Las mismas personas que en los montes marroquíes, al otro lado de la valla de Ceuta, esperan estos días su oportunidad para cruzar. Tras ese paso exitoso para los subsaharianos, el "efecto llamada es evidente", añaden las mismas fuentes.

En la práctica, el acuerdo supone cerrar tanto el paso de porteadores a pie del Tarajal II, como el tráfico de mercancías que se realiza en vehículo por el Tarajal y que diariamente suele colapsar la N-352 de la ciudad autónoma de Ceuta con kilómetros de colas.

GRÁFICO: Los pasos fronterizos de El Tarajal, Ceuta pulsa en la foto
GRÁFICO: Los pasos fronterizos de El Tarajal, Ceuta

Cada día unos 12.000 vehículos atraviesan el Tarajal para dedicarse a la actividad irregular del porteo de mercancías. A eso se suman la media de 3.000 porteadores a pie, la mayoría mujeres, que transitan de Ceuta a Marruecos con bultos a sus espaldas de hasta 60 kilos. Coordinar la entrada y salida a Ceuta de estas personas concentra buena parte de los efectivos de las Fuerzas de Seguridad. Por ello, con la medida que se prolongará hasta el 16 de agosto, los agentes podrán concentrarse en la vigilancia y control de los 8 kilómetros de frontera de la ciudad autónoma.

"Hoy hay alerta por posibles saltos a la valla", reconoce Ana Rosado, activista de la Asociación Pro Derechos Humanos (APDH). De hecho, la madrugada de este miércoles 9 de agosto, tanto los agentes de la Guardia Civil como de la policía han controlado todo el perímetro y pasos para evitar nuevas llegadas. La previsión es que esta situación excepcional se mantenga en los próximos días, dada la alta concentración de migrantes que intentan aprovechar momentos como la madrugada y puntos ciegos como la vaguada de Sidi Ibrahim para pasar.

"Están muy informados de lo que pasa en Ceuta, de ahí que, en tiempos de vacaciones como ahora, donde presuponen que hay menos agentes, intentan pasar más", reconoce Rosado. De entrada, la activista descarta que los conflictos en el Rif origen una llegada de subsaharianos más numerosa a las puertas de la ciudad autónoma. Sin embargo, sí destaca el hecho de que "en los últimos tiempos la gendarmería marroquí los haya tenido más reprimidos", como posible causa para la mayor presión migratoria de estos días.

El paso del Tarajal II, dedicado exclusivamente para el comercio atípico del porteo, abrió este martes sus puertas tras permanecer cerrado desde el pasado 28 de julio debido a la celebración de las Fiestas Patronales de Ceuta y para favorecer así el tráfico fluido de los vehículos provenientes de la Operación Paso del Estrecho y que utilizan la ciudad autónoma como paso hasta Marruecos. En la reapertura, donde una nueva empresa de seguridad, Eulen, se hacía cargo del control de las colas de personas y de las mercancías que querían pasar hacia territorio marroquí, un total de 1.471 porteadores utilizaron el Tarajal II, que apenas 24 horas después ha vuelto a quedar cerrado.

Este paso fue construido y habilitado para provocar el cierre del antiguo control de mercancías del Biutz y evitar así las continuas avalanchas de porteadores y lograr una mayor fluidez tanto de las personas que viven de este comercio atípico como de las mercancías que transportan.

Más información