Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Alojamiento minimalista” con vista a la autopista

Los dueños de una autocaravana se enfrentan a una multa por intentar alquilarla como si fuera una vivienda

La caravana multada por la policía municipal.
La caravana multada por la policía municipal.

La elevada demanda de camas en San Sebastián está empezando a hacer que la oferta rice el rizo. Si el pasado año numerosas personas hicieron noche en primera línea de playa por 25 euros, eso sí, en una vieja furgoneta aparcada en la calle Duque de Baena de la capital donostiarra, en 2017 la estrella ha sido una autocaravana. “Se alquila alojamiento sencillo y minimalista en San Sebastián, apto para tres huéspedes, situado en una zona tranquila y a 20 minutos andando de las playas y del centro. Todo ello, por 20 euros la noche”, se le ocurrió a un paisano para dar una segunda oportunidad y rentabilizar su vehículo.

En este caso la sorpresa es que lejos de ser un hotel o un piso, era una autocaravana y que estaba aparcada debajo de un puente de la AP-8. Al menos en la furgoneta pagabas las vistas. Eso si, la “furgo” era cinco euros más cara por persona, por aquello de que, como decía el anuncio es "una forma divertida, diferente y económica" de "disfrutar de la maravillosa ciudad de San Sebastián".

Tanto aquella furgoneta como la autocaravana de 2017 “más minimalista” y con vistas a la autopista, tienen varios puntos en común. Se ofertaban a través de la plataforma AirBnB, y el precio era apañado. También en que no todo vale para ganar dinero con el turismo.

La Policía Municipal de San Sebastián ha abierto un expediente sancionador al dueño de la autocaravana y ha advertido a los inquilinos, una pareja de asturianos que se llevaron un susto de muerte al ver a los agentes llamar a la puerta, que pueden enfrentarse a una multa, que oscilaría entre los 50 y 200 euros, según informa Diario Vasco.

Curiosamente, AirBnB no exige a quienes ofertan espacios para los turistas que acrediten que son legales. La casilla en la que hay que pinchar si la vivienda está registrada como turística no es un campo de obligatorio cumplimiento, así que los inquilinos difícilmente podrían saber que estaban durmiendo en un sitio ilegal. Quizás podrían sospecharlo por lo inusual de la localización y el hecho de que fuera una habitación móvil aparcada bajo la autopista AP-8. Pero ¿quién se conoce la normativa de alojamientos turísticos o de civismo de cada ciudad?

El artículo 34.1 de la ordenanza de Civismo señala que "no se podrá acampar, instalar tiendas de campaña o vehículos a tal efecto habilitados en terrenos públicos o privados que carezcan de autorización para ello". "No se podrá cocinar o desplegar sillas y mesas en la vía pública", precisa el artículo, que fija para estos casos una "sanción leve de entre 50 y 200 euros". La denuncia del Ayuntamiento de San Sebastián se ha producido en pleno debate sobre la saturación de turismo en la ciudad, y la excesiva acumulación de turistas y de oferta reglada y no reglada en el centro de San Sebastián.

En la Parte Vieja, en la que viven unas 6.000 personas, hay una oferta de 1.600 camas. Pasear por el centro de la ciudad es un problema la mayoría de los días de verano. La gran mayoría, además, se concentra en las calles de la Parte Vieja, un espacio reducido. En 2011 llegaron a San Sebastián un millón de turistas. Seis años después, se ha doblado la cifra. El dueño de la autocaravana se enfrenta a una sanción por una actividad ilegal. El precio estipulado por noche era de 20 euros para un ocupante, 30 euros para dos y 45 en el caso de que tres personas durmieran en el habitáculo. El anunciante se hacía llamar Joxe Mari.

Más información