Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De San Petersburgo a Barcelona y otras cuatro rutas de contrabando de basura

La última operación de Interpol permite a la Guardia Civil descubrir nuevas vías ilegales de entrada de basura en España

Un guardia civil toma imágenes en vídeo de un vertedero durante la Operación Tyson
Un guardia civil toma imágenes en vídeo de un vertedero durante la Operación Tyson

El gran negocio del contrabando de basura no conoce de fronteras ni de distancias. La Operación Tyson, desarrollada el pasado mes de junio por Interpol en 43 países contra el vertido ilegal de residuos, ha permitido al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil descubrir al menos cinco rutas utilizadas por grupos organizados para introducir deshechos de manera ilegal en España y verterlos de forma incontrolada. Estas mafias cobran a empresas por un tratamiento de los residuos que luego no hacían.

La basura podía recorrer miles de kilómetros. Una de las rutas partía desde San Petersburgo y tenía como punto de destino Barcelona. Más de 3.500 kilómetros de distancia que recorrieron tres cargamentos de basura cuyos detalles está investigando ahora la Guardia Civil ante la sospecha de irregularidades en su origen y destino final. Una segunda ruta partía de Dakar, capital de Senegal, de donde salió un buque con un cargamento de plásticos triturados. Cuando el mercante atracó en un puerto español, se comprobó que ni tenía autorización para descargar estos residuos ni llevaba la documentación sobre su origen y composición.

También novedosa era la ruta que tenía su origen en Gibraltar y que terminó con 370 toneladas de residuos sólidos urbanos —desde muebles a cartón— en un vertedero de Medina Sidonia (Cádiz), como adelantó ayer EL PAÍS. En este caso, una empresa radicada en el Peñón y otra en la provincia andaluza consiguieron que 34 camiones cargados de basura sortearan los controles fronterizos entre el 8 de febrero y el 31 de marzo bajo la excusa de transportar los residuos para su tratamiento. La documentación presentada por los transportistas en la frontera apuntaba que la basura debía regresar a la colonia británica para su procesamiento final. Sin embargo, esto no ocurría.

“Infracciones menores y contadas”

El Gobierno de Gibraltar aseguró ayer que desconocía la existencia de la red de contrabando de basura con origen en El Peñón y destino en un vertedero de Cádiz descubierta por el Seprona en la Operación Tyson. Fuentes del Ejecutivo de la colonia británica señalaron ayer a EL PAÍS que nadie del instituto armado había contactado con ellos y recalcaron que solo tenían constancia era de “infracciones administrativas, menores y contadas”. La Junta de Andalucía anunció que había iniciado un expediente sancionador contra la empresa gaditana presuntamente implicada. / MIGUEL GONZÁLEZ

Fuentes cercanas a la investigación destacan que en los últimos años España ha ganado peso como país receptor de residuos para tratar, que proceden principalmente de otros Estados de la Unión Europea. En concreto, de Reino Unido, Portugal, Francia, Italia, Malta, Alemania y Grecia. De hecho, las dos últimas rutas destapadas ahora por la Guardia Civil, dentro de la operación dirigida por Interpol, tienen su origen en países comunitarios. Una de ellas parte de Italia, donde la mafia ha convertido la basura en uno de sus grandes negocios ilegales. La otra se iniciaba en Alemania y, tras pasar por Francia, llegaba a España.

También hacen llegar sus residuos EE UU, Israel, Emiratos Árabes, Andorra, Argentina, Colombia, Honduras, Uruguay y Omán. Sin embargo, no toda la basura que llega de estos países lo hace por los cauces legales. “Es llamativo que algunos territorios, como Gibraltar, trasladen a España cargamentos que por su contenido y cantidad sospechamos que proceden en realidad de terceros países”, añaden las fuentes policiales, que subrayan que también se han detectado envíos desde países considerados como paraísos fiscales.

La investigación destaca el incremento que ha experimentado en los últimos años los delitos medioambientales y, entre ellos, el contrabando de residuos, que ha llevado a Interpol a convertir su eliminación en una prioridad, al mismo nivel que el narcotráfico. En la Operación Tyson, la primera internacional a gran escala, los 43 países participantes han descubierto más de 1,5 millones de toneladas de vertidos ilegales. Solo en España se realizaron 4.020 inspecciones, se esclarecieron cinco delitos y se iniciaron 12 nuevas investigaciones, además de formularse 1.477 denuncias por infracciones administrativas.

Más información