Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Pitufos reniegan del pueblo pitufo

Júzcar no llega a un acuerdo para compensar a los herederos del creador de los enanos azules

Vista de Júzcar, pintado en mitad de la sierra del color pitufo.

Los Pitufos ya no podrán vivir legalmente en su pueblo de Málaga, Júzcar: desde el próximo día 15, el llamado "primer pueblo pitufo del mundo" dejará de serlo porque los herederos del dibujante belga Peyo, creador de los enanos azules de gorro frigio blanco, quieren cobrar al municipio serrano derechos de imagen y el pueblo se niega a hacerlo. Así que Pitufina, Papá Pitufo, Pitufo Estudiante y el resto de la familia quedarán desterrados de Júzcar, que seguirá pintado de azul pero ya no habrá ni estatuas ni imágenes ni referencias con la palabra pitufo. Al menos legalmente.

El Ayuntamiento de Júzcar publicó el pasado 2 de agosto un sorprendente anuncio en su web en el que daba a conocer el pituficidio, pero ahora no es posible hallar el bando. Era una sorpresa porque el municipio y la empresa IMPS, que gestiona los derechos de los pitufos, habían asegurado en junio que habían alcanzado un acuerdo para el uso y la venta de artículos oficiales de los enanos azules.

A cambio, los herederos de Pierre Culliford, Peyo, recibirían un 12% de las ganancias que se obtuvieran con las actividades lucrativas vinculadas a ellos, organizadas tanto por el Consistorio como por los empresarios locales de esta anomalía azul de la Serranía de Ronda.

Hasta ahora, solo tres pitufos podían deambular legalmente por Júzcar (Pitufina, Papá Pitufo y Pitufo Estudiante...), mientras que el resto de personajes (Gargamel, Azrael, Pitufo Gruñón...) no tenían papeles para mezclarse y convivir con los 228 habitantes del municipio y intercalarse con los 50.000 visitantes que el reclamo pitufo atraía cada año a la localidad. 

Una niña juega junto a representaciones de pitufos en Júzcar.
Una niña juega junto a representaciones de pitufos en Júzcar.

Cuando parecía que todo estaba arreglado, el 2 de agosto el Consistorio publicaba un "anuncio importante para turistas" en el que señalaba que Júzcar había perdido la autorización de presentarse como pueblo pitufo y que a partir del martes 15 de este mes los derechos de imagen convertían en proscritos a los pitufos de Júzcar.

También señalaba que el municipio seguirá pintado de azul y todos los negocios seguirán las actuaciones conforme a lo acordado en su día en la junta de gobierno de la Diputación de Málaga sobre la concesión de subvención en especie al Consistorio de Júzcar para el denominado plan de dinamización turística. El Ayuntamiento no ha querido dar más explicaciones.

En 2011 Júzcar pasó de ser un típico pueblo blanco malagueño al azul pitufo, una revolución con importantes beneficios económicos. De hecho, el turismo es hoy por hoy su principal fuente de ingresos. El inicio de todo fue hace seis años con la presentación de la película Los Pitufos 3D; en 2013 también, en este caso con Los Pitufos 2, y este año con Los Pitufos: la aldea escondida. De hecho, por este motivo, el pasado año se repintó el municipio de ese color tan característico, color que se mantendrá aunque no haya pitufoacuerdo.


Síguenos en Twitter y en Flipboard