Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El referéndum aviva la crisis de Podemos en Cataluña

Pablo Echenique acusa de mentir al líder de Podem: "No faltemos a la verdad"

Barcelona / Madrid
De izquierda a derecha, Pablo Echenique, José María González, Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, el pasado julio.
De izquierda a derecha, Pablo Echenique, José María González, Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, el pasado julio. Efe

La crisis entre la dirección de Podemos y la de Podem ha estallado este lunes por sus posturas opuestas ante el referéndum del 1 de octubre y su rechazo a integrarse en Catalunya en Comú, el partido de Ada Colau. Pablo Echenique, número dos de Podemos, ha acusado a Albano Dante Fachin, líder en Cataluña, de mentir al asegurar que Pablo Iglesias le pidió que dimitiese por sus divergencias. Echenique admite que recomendó a Fachin convocar una asamblea para someterse a las bases.

Los reproches de Echenique han llegado primero en forma de tuits. "Compañero, más allá de las diferencias, no faltemos a la verdad. Nunca te pedimos que dimitieras", ha escrito el dirigente de Podemos a Fachin después de que este afirmara, en una entrevista en EL PAÍS, que la ejecutiva estatal pretende "quitar a una dirección democráticamente escogida". "Tengamos el debate diciendo la verdad", ha continuado Echenique.

La ruptura se produjo en una reunión el 21 de julio cuando, según Podem, Iglesias le invitó a dimitir. La diferente interpretación es una cuestión semántica: Echenique afirma que "recomendó" a Fachin convocar una "asamblea ciudadana completa" y no solo para volver a consultar a las bases sobre su postura sobre el referéndum [en septiembre] y el pacto con Colau. Esa asamblea completa equivale a dimitir y forzar primarias, según dice el sector crítico de Podem en Cataluña. El 24 de julio, Echenique ya aclaró, a través de las redes sociales, que pidió a Fachin que sometiera su cargo a las bases.

Con los estatutos en la mano, Iglesias podría convocar el cónclave revocatorio, pero con el consecuente coste político. O el mismo Fachin podría dimitir, pero no lo hará. La otra vía es que el 25% de los 130 círculos de Cataluña propongan ese foro, pero deberían esperar a enero cuando se cumplirá el año y medio de las últimas primarias. Fachin, que ganó cómodamente esas elecciones, asegura que no ha recibido ninguna petición en ese sentido. Podem asegura que cumple a rajatabla el principio del partido de que las decisiones las toman las bases: no pactar por ahora con Colau y votar en el referéndum como movilización sin acatar "la prohibición del PP".

Duras críticas

La ejecutiva estatal, que asegura que existe un "número creciente" de círculos que piden la asamblea, ha cargado este lunes con acritud contra Fachin. "Que la actual dirección de Podem no quiera la unidad entre las fuerzas del cambio en Catalunya es legítimo, aunque la dirección estatal piense distinto. Que hayan decidido subalternizar su estrategia respecto del 1-O a la hoja de ruta de Puigdemont es legítimo, aunque la dirección estatal piense distinto. Que no quieran convocar la asamblea ciudadana completa que cada vez más círculos le están pidiendo es, por supuesto, también legítimo. Ahora bien, faltar a la verdad respecto de lo que Iglesias le dijo en una reunión privada, eso es difícil de explicar", han asegurado fuentes de Podemos.

Nueva brecha tras el pacto con el PSOE

El Consejo Ciudadano de Podemos en Ciudad Real ha anunciadp este lunes su decisión de presentar su dimisión por las discrepancias que mantiene con la cúpula regional del partido en Castilla-La Mancha tras el pacto de Gobierno con el PSOE. "Esta decisión es la guinda que nos imposibilita seguir representando al partido en nuestra ciudad", ha afirmadp el Consejo Ciudadano. Pese a que el acuerdo fue ratificado en una consulta a las bases, Podemos Ciudad Real asegura que ese pacto se aleja de "las formas que queríamos cambiar en política y los objetivos que pretendíamos conseguir": "Algo ha fallado en la construcción de Podemos como fuerza política de la gente".

Echenique admite que "recomendó" a Fachin la convocatoria de la asamblea completa, si bien ha matizado: "Siempre dejando clarísimo que la decisión final era de este último", repiten desde la dirección nacional. Y asegura que se le recomendó que hiciera lo mismo que hizo Óscar Urralburu en Murcia, cuando un grupo de círculos le pedía una asamblea ciudadana completa y él se adelantó. "Que esto no es dimitir es tan obvio como que Urralburu se volvió a presentar y ganó la secretaría general con un equipo renovado", dice Podemos.

El agrio conflicto generado en Cataluña guarda, según miembros de Podem, similitud con el que se vivió en Galicia cuando Iglesias impuso a su marca en esa comunidad pactar con las mareas. El problema de fondo es que Podem, igual que por ejemplo el PP o Ciudadanos catalanes —no así el PSC—, no es sujeto jurídico ni partido propio y está a expensas de lo que jurídicamente decida la dirección. Sin embargo, Podem apela a que Podemos es un partido que aboga por el Estado plurinacional y que debería ser consecuente con el modelo que propugna y evitar las "injerencias". Fachin ya puso nombres a los protagonistas de ellas: "Iglesias, Echenique, Juan Carlos Monedero o Rafael Mayoral". "[Monedero] no tiene cargo pero desde hace semanas viene a Cataluña y se manifiesta contra la dirección [de Podem]. No ha llamado ni por cortesía", dijo Fachín.

Fuentes de Podem sostienen que la estrategia de Podemos obedece a su temor a que haya elecciones anticipadas en Cataluña tras el 1 de octubre, y que se queden descolgados del partido de Colau. Podem cree que esa lectura es errónea. Diferentes círculos de Cataluña, como el de Terrassa, ha emitido duros comunicados contra Echenique en defensa de la soberanía de Podem tras haber puesto como ejemplo a seguir a Marc Bertomeu, que dimitió como líder de Podem de Barcelona. Echenique omitió que aquel renunció al tener solo el apoyo de uno de los 12 círculos de la ciudad.