Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy considera el consenso sobre Cataluña una “prioridad inexcusable”

El presidente del Gobierno aboga, contra el criterio del PSOE, por posponer el debate sobre la reforma territorial hasta después del 1 de octubre

Mariano Rajoy, momentos antes de la rueda de prensa tras su despacho con el Rey.

Mariano Rajoy subrayó este lunes como una “prioridad inexcusable” que el PP, el PSOE, Ciudadanos “y otras fuerzas políticas” alcancen un acuerdo sobre Cataluña tras el 1 de octubre, fecha prevista para la celebración del referéndum. Tras despachar con el Rey, el presidente anunció que recurrirá ante el Constitucional la tramitación de la ley del referéndum y abogó por no hacer “nada” hasta que pase la fecha fijada para la consulta. Así, el PP le pide al PSOE que espere a octubre para impulsar la comisión de estudio sobre el modelo territorial que los socialistas quieren abrir en septiembre, como adelantó ayer EL PAÍS.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, considera que el consenso sobre la cuestión catalana es una prioridad, pero, pese a ello, es partidario de “no hacer nada” antes del 1 de octubre, fecha señalada para el referéndum independentista en Cataluña. Rajoy manifestó ayer, después de mantener un encuentro de trabajo con el rey Felipe VI en el Palacio de Marivent, en Palma, que Cataluña es el asunto que más le preocupa en estos momentos. Sin embargo, se mostró partidario de no hablar sobre la reforma del modelo territorial o de la Constitución hasta que haya pasado la fecha fijada por los independentistas para la celebración del referéndum.

Rajoy no quiso ratificar si su partido, el PP, participará en la comisión de estudio para la reforma del modelo territorial que el PSOE tiene intención de solicitar en el Congreso de los Diputados en septiembre, pero aclaró que cree que no es el momento de protagonizar ese tipo de iniciativas. “No sé si finalmente el PSOE hará esto, pero en este asunto he apostado porque el PSOE, el PP y Ciudadanos vayamos juntos” dijo Rajoy en la rueda de prensa que ofreció en los jardines del Palacio de Marivent.

“Antes del 1 de octubre no soy partidario de hacer nada. Se trata de que ese día España demuestre que es un país serio, que dé un mensaje al mundo de que aquí se cumple la ley y los gobernantes están sometidos a su cumplimiento”, subrayó el presidente, que admitió que después de esa fecha se estará “en un escenario distinto”. En ese momento, señaló Rajoy, será una “prioridad inexcusable” el acuerdo entre varias fuerzas políticas porque lo contrario “sería cometer un gran error”. “Yo desde luego no quiero participar en la comisión de un error en un asunto de estas características”, añadió el líder del PP, que recomendó al resto de partidos no discutir el 3% de los problemas que les separan “porque es más importante el 97%” en el que coinciden.

Reforma constitucional

“Es evidente que no se puede hacer una reforma de la Constitución sin los apoyos del Partido Popular porque el Partido Popular tiene muchos diputados y la mayoría en el Senado”, recordó Rajoy sobre la propuesta de Sánchez. Y añadió: “Pero es que tampoco se puede hacer sin los apoyos del PSOE y de Ciudadanos y de algunas otras fuerzas políticas. Este tema, soy partidario de hablarlo”.

Sin embargo, fuentes de la dirección del PP recordaron que este partido quiere establecer límites previos a cualquier diálogo sobre la reforma de la Constitución, dilucidando antes de comenzar los trabajos qué es lo que se quiere cambiar.

“No estaremos en un debate de la reforma si no hay un acuerdo de inicio sobre lo que se quiere reformar”, explicó a este diario un consejero de Rajoy. “Si es una reforma para contentar a los independentistas, eso es peligroso, porque ellos están en contra de la propia Constitución”, siguió. “En su momento, nosotros ya dijimos que podía ponerse [como referencia] el informe del Consejo de Estado elaborado en 2006 con Rubio Llorente”, que instaba a delimitar las competencias del Estado y las autonomías, añadió.

El presidente del Gobierno también se refirió a la ley del referéndum, impulsada y registrada ya en el Parlamento catalán por Junts pel Sí y la CUP, que está pendiente de ser avalada por la Mesa y que pretende dar cobertura legal al proceso de consulta para la independencia. Rajoy avanzó durante su intervención que, si finalmente la iniciativa recibe el visto bueno, el Gobierno central “la recurrirá de inmediato” ante el Tribunal Constitucional porque supone “una patada al sistema democrático”.

“En el supuesto de que la Mesa la califique a favor, aunque sea claramente contraria a la Constitución, a la lógica y al sentido común, el Gobierno va a recurrirlo porque lo que se pretende hacer es algo absolutamente ilegal y contrario a las leyes y las normas que todos los españoles nos hemos dado” sentenció el presidente, que también tachó la propuesta de los independentistas catalanes de “perversa” y contraria al espíritu de la Unión Europea.

Además, recalcó que es difícil exigir a los ciudadanos que cumplan cualquier ley cuando los gobernantes de una comunidad autónoma “están haciendo exactamente lo contrario” y presumen de que se van a saltar “la ley a la torera”. Una vez más, Rajoy quiso dejar claro que el 1 de octubre “no habrá referéndum” porque España es una democracia, un estado de derecho en el que existen leyes “que tenemos que cumplir todos, los primeros los gobernantes”.

Comienzo de campaña

También hizo referencia el líder del Ejecutivo a la visita que realizará a Cataluña el próximo 15 de septiembre, fecha en la que también arranca la campaña de los partidos independentistas en favor de la consulta y que coincide con la celebración de la escuela de verano del partido.

Rajoy enmarcó su visita a Salou (Tarragona) en un acto de partido, pero también en un viaje de importante contenido político porque Cataluña, según dijo, es el problema que más le importa en estos momentos. “Es mi obligación defender a millones de catalanes que piensan parecido a como lo hago yo”, dijo el presidente del Gobierno, que consideró que hay personas que se están equivocando porque, a su juicio, se han entregado a manos de la gente “más extremista y radical que ha habido en España en años, que son la CUP”.

Rajoy, que tuvo que aplazar un par de horas su despacho con el jefe del Estado por un ataque de lumbalgia, aseguró que se encuentra en forma para ganar las próximas elecciones generales. “Estoy en forma”.

La ley de ruptura se conocerá a finales de mes

L. B.

El presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, dio el lunes por hecho que la ley de transitoriedad jurídica, la norma autonómica que regula propiamente la ruptura legal entre Cataluña y España, se dará a conocer a finales de agosto y pocos días después Junts pel Sí (JxSí) y la CUP la registrarán en el Parlament.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, el presidente de la principal asociación independentista, aseguró que las fuerzas secesionistas le han trasladado su “compromiso” de tramitar esta ley en el Parlament antes del referéndum anunciado para el 1 de octubre.

Según el calendario que le consta a Sánchez, “antes de septiembre” Junts pel Sí y la CUP explicarán públicamente el contenido de la ley de transitoriedad jurídica, que prevé establecer un marco legal alternativo al español, y “pocos días después” será registrada en el Parlament para que inicie su tramitación, entre la última semana de agosto y la primera de septiembre.

Si se cumple esta previsión la ley de ruptura, cuyos borradores ha adelantado EL PAÍS, comenzaría a tramitarse sin ni siquiera esperar a que los catalanes se pronuncien en referéndum —si es que se celebra— sobre si quieren o no la independencia.

Más información