Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Sebastián aplicará la nueva norma de pisos turísticos en verano de 2018

La propuesta pretende reducir a la mitad la oferta de alojamientos de particulares en la ciudad, del 30 al 15%

Un grupo de turistas atraviesa la Parte Vieja donostiarra.
Un grupo de turistas atraviesa la Parte Vieja donostiarra.

El Ayuntamiento de San Sebastián está dispuesto a cortar de raíz, y lo antes posible, el debate sobre la saturación de oferta ilegal de camas en la Parte Vieja de la ciudad. En medio de un intenso cruce de acusaciones entre los enfadados vecinos del casco antiguo, los hosteleros, y los responsables de las plataformas que ofertan ese tipo de viviendas, el alcalde de la capital donostiarra, Eneko Goia, ha precisado este viernes que el próximo 29, la Junta de Gobierno dará luz verde a la normativa que regula las viviendas turísticas, pero no será hasta el verano de 2018 cuando entre en vigor. Primero deberá completar una tramitación de nueve meses, si todo va bien.

"Está prácticamente terminada" y será aprobada de forma inicial por la Junta de Gobierno donostiarra el 29 de agosto, ha anunciado Goia, cuando hasta ahora lo único que se sabía es que sería en septiembre cuando viera la luz. Esa normativa, de momento, no está siendo trasladada al sector, que se queja de desconocer la totalidad de los términos. Goia, como el propio concejal de Turismo, el socialista Ernesto Gasco, ya ha adelantado que será restrictiva porque reducirá esos pisos a entre un 10% o un 15% del total de la oferta de alojamientos de la ciudad, frente al 30% que se calcula que supone en la actualidad.

Las cuatro plataformas que se dedican a ofertar esos pisos en Internet tienen una base de datos de unos 1.700 pisos de ese tipo en todo San Sebastián cuando hasta el 20 de julio solo estaban registrados unos 854. El resto no están legalizados. Pero además, de lo poco que se sabe es que el Ayuntamiento los restringirá a las primeras plantas de los edificios, o segundas, siempre que la primera no esté ocupada por vecinos residentes. En el casco antiguo, con unos 6.000 vecinos, hay una oferta de 1.600 camas.

Goia ya explicó en su día que, en términos generales, la nueva ordenanza regulará el fenómeno con "contención y equilibrio", para lo que diferenciará la Parte Vieja, que será declarada como saturada, y otras dos zonas, una de ellas para el Centro, Gros y el paseo de Francia, con una regulación restrictiva, y otra para el resto.

También ha dicho que los grupos municipales disponen de un estudio "del que nadie habla" sobre la influencia de los pisos turísticos en el alquiler de viviendas para uso residencial. En el debate se han inmiscuido las juventudes de la izquierda abertzale, Ernai, que han convocado varias manifestaciones en Vitoria y Gernika el próximo día 7, y en San Sebastián en plena Semana Grande, el día 17.

Más información