Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidarios de dejar el Estado autonómico como está marcan su cota más alta

El 55% de los votantes del PSOE y el 35% de los de Unidos Podemos piden no hacer modificaciones

Declaración de Mariano Rajoy como testigo
Imagen del monitor de la sala de prensa de la Audiencia Nacional donde declara el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. EFE

El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de julio revela que el 40,6 por ciento de los españoles apuestan por un Estado con comunidades autónomas como está en la actualidad, lo que supone el porcentaje más alto de la serie histórica desde que en 2012 el instituto empezó a preguntar mensualmente sobre la organización territorial de España.

La cifra récord de españoles que no quieren modificaciones en la configuración del país tiene lugar en una encuesta cuyo sondeo fue realizado durante los días en que la Generalitat de Cataluña presentaba la denominada ley de desconexión, el PSOE debatía sobre plurinacionalidad y el Congreso acababa de celebrar el debate de la moción de censura presentada por Unidos Podemos.

Esta postura de no tocar el Estado autonómico también es la mayoritaria entre quienes declaran haber votado al PSOE y a Unidos Podemos en las elecciones generales de junio del pasado año. En el caso de los votantes socialistas, hasta el 55,2 por ciento aboga por no hacer cambios en la configuración territorial de España. A la vez, Pedro Sánchez apostaba en el Congreso en el que fue ratificado como secretario general por reconocer "el carácter plurinacional del Estado".

Por su parte, el porcentaje de quienes quieren dejar igual el Estado entre los votantes de Unidos Podemos se sitúa en el 31,1 por ciento. El partido de Pablo Iglesias está a favor de la celebración de un referéndum en Cataluña con garantías, vinculante y reconocido internacionalmente.

Baja la preocupación por los casos de corrupción

La preocupación de los españoles por los casos de corrupción política ha bajado en las últimas semanas, aunque sigue siendo uno de los principales problemas para el 45,3% de los ciudadanos, 3,8 puntos menos que un mes antes, según publica este viernes el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Así consta en el último barómetro del CIS correspondiente a julio, realizado entre el 1 y el 10 de ese mes, días después de la comparecencia del extesorero del PP Luis Bárcenas en la comisión del Congreso que investiga la presunta financiación irregular del PP.

También se relaja ligeramente la inquietud de los españoles por el paro, que pasa del 71,2 al 70,6%-, y por los problemas de índole económica, que caen casi dos décimas, del 21,7% al 19,8%. Lo que sí preocupa más en el último mes es la calidad del empleo, que sube del 7,6% al 8,1%.

Según la encuesta, ha bajado también un poco el porcentaje de españoles que califica la situación económica regular, mala y muy mala, del 93,6% de junio a 92,6% en julio. Este punto de vista más optimista se refleja también en las respuestas cuando se pregunta si dentro de un año la situación será mejor, peor o igual. Si en junio el 23,8% opinaba que mejoraría, en julio el porcentaje ha subido al 25,8%.

Cataluña y la falta de acuerdo político

La independencia de Cataluña está en la cola de los problemas de los encuestados, pero en el último mes, ha escalado puestos y ha pasado del 1,2% en junio al 2,6%. Lo mismo ocurre con la falta de acuerdos en la esfera política, que pasa del 1,6% al 2,1% y los nacionalismos, que en junio estaban rozando el 0% con un 0,2% y un mes después llegan al 1%.

Más información