Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía pide el archivo de la denuncia de la Generalitat contra la Guardia Civil

Considera totalmente ajustados a derecho los interrogatorios realizados por agentes del Instituto armado a tres altos cargos del Ejecutivo de Puigdemont por la organización del referéndum del 1 de octubre

El director general de comunicació de la Generalitat de Catalunya, Jaume Clotet, a su salida tras declarar ante la Guardia Civil.
El director general de comunicació de la Generalitat de Catalunya, Jaume Clotet, a su salida tras declarar ante la Guardia Civil. EFE

La fiscalía va a presentar en los próximos días un escrito en el juzgado de Instrucción número 15 de Barcelona en el que pide que se archive la denuncia presentada el pasado fin de semana por los abogados de la Generalitat de Cataluña contra los agentes de la Guardia Civil que en los últimos días han participado en el interrogatorio a tres directores generales del Ejecutivo de Carles Pugidemont en relación con la organización del referéndum del próximo 1 de octubre. La fiscalía considera la denuncia es manifiestamente improcedente y no debe prosperar.

Esta fue presentada el pasado sábado, como se encargó de anunciar el consejero de Presidencia, Jordi Turull, a través de las redes sociales. La misma iba dirigida contra determinados agentes y contra todas aquellas personas que, por su relación directa con los hechos que se denuncian, "hubieran colaborado de forma consciente y activa en la comisión del delito", en alusión a los de obstrucción a la Justicia, usurpación de atribuciones, falsedad en documento oficial, violación de secretos y contra los derechos individuales. Turull, promotor de la iniciativa, justificaba la medida en "la defensa de la democracia".

La denuncia, de 14 folios, recogía como hechos denunciados las citaciones de la Guardia Civil a tres directores generales del Gobierno catalán para declarar como testigos: el de Atención Ciudadana, Jordi Graells; el de Comunicación, Jaume Clotet; y el de Presidencia, Joaquim Nin. Tras escuchar sus declaraciones, los agentes cambiaron la condición de Clotet y de Nin de "testigos" a "investigados". Según el relato de Clotet que consta en la denuncia, cuando llegó a la comandancia "ya había medios de comunicación" en la puerta "a pesar de que el Gobierno no había avisado a nadie", consciente de que las diligencias eran secretas. Clotet relata, siempre según la denuncia, que los agentes le preguntaron acerca de la web del Pacto Nacional para el Referéndum y que entonces le informaron de que su condición era de investigado "por los presuntos delitos de revelación de secretos, malversación, desobediencia, prevaricación y sedición".

La versión de Graells sobre lo que ocurrió en la comandancia de Travessera de Gràcia también quedó reflejado en la denuncia. "El clima en el que se desarrolló fue subiendo de tono y denotaba agresividad verbal". Los agentes, siempre según la denuncia, "le acusaban insistentemente de mentir y de los graves perjuicios que eso le podía comportar". A lo largo de la declaración, los guardias "salieron tres o cuatro veces" y, cuando regresaban a la sala, "acentuaban la presión sobre su persona". Una vez que firmó la declaración, los agentes continuaron presionándole e incluso lanzaron "alguna expresión vulgar y de mal gusto". La Generalitat concluía en la denuncia que la Guardia Civil se había amparado "en las diligencias previas que están declaradas secretas y que conoce el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona".

Más información